El viento de la soja sigue soplando

Del editor al lector - Con el paso del tiempo, y atenuados los fuegos de aquella dura pulseada por la Resolución 125, la soja ha pasado de “yuyo maldito“ a un bien preciado para el “modelo oficial“, pese a aquel error político de Néstor Kirchner quien, cuando sólo se discutía dinero, y la potestad del Estado de gravar una materia prima de cotización en alza, llevó al país a una pelea ideológica salvaje.

Por
19deSeptiembrede2011a las07:54

Hoy por hoy, el llamado “modelo” oficial tiene buena salud, a juzgar por los votos que han empezado a medirlo en las primarias del mes pasado, y también si se lo analiza por la eficacia económica que genera: entre abril y junio el PBI creció 9,1% con relación al mismo período de 2010, lo que llevó al vice de Economía a estimar un crecimiento anual superior al 8%. El viento de la soja no cesa y sus frutos derraman de a poco, aunque no alcancen a todos por igual.

En estas circunstancias, y cuando el mundo desarrollado no deja de temblar por la inestabilidad de su salud financiera, en la asamblea anual del FMI (ver: El FMI vuelve a la carga por las cifras de inflación del INDEC) el Gobierno, siguiendo a Brasil, Australia y otros referentes del G-20, quiere evitar la regulación de los precios de los comodities , como la soja, porque eso afectaría las arcas fiscales. Con India y China, el mundo ha sumado al mercado global millones y millones de consumidores que demandan más comida que tecnología . La humanidad tiene más hambre que ganas de consumir productos para mejorar sus estándares de vida.

Las tripas gimen más que el deseo.

Y la demanda mundial de soja, según las conclusiones del Congreso Mercosoja 2011, seguirá en alza , sea por la simple exportación del poroto para alimento como para su elaboración como aceite o biodiésel.

En su segundo Centenario, Argentina se orienta a repetir el éxito del primero, con un fuerte sesgo de país exportador primario similar al de hace 100 años . Bajo el paraguas de los altos precios internacionales el comercio exterior del país muestra un fuerte superávit en productos primarios y alimentos, pero con déficit en manufacturas industriales.

Con la soja, la economía crece. Pero para el desarrollo de la Nación se necesita más: la industria, la investigación y la ciencia no deberían ir tan detrás en esa carrera.

Por Osvaldo Pepe.

Temas en esta nota