Soja: Sostén económico, en 10 años generó US$ 130 mil millones

La oleaginosa se convirtió en uno de los pilares de la recuperación, y financia “el modelo“. La gaffe de la Presidenta allá por 2008, reduciéndolo a la categoría de un yuyo que crece hasta en la banquina, quedó atrás.

Por
01deOctubrede2011a las08:06

El Gobierno tomó nota de la soja y su importancia y la puso en el centro del Plan Estratégico Alimentario , que Cristina Kirchner lanzó un mes atrás. La oleaginosa se ha convertido en una pieza clave de la recuperación económica del país, y también en un sostén financiero importante, tanto que las retenciones agrícolas equivalen a la mitad de lo que el Gobierno destina a los subsidios.

1. Un aporte de decenas de miles de millones.

Un informe difundido ayer por la Bolsa de Comercio de Rosario señala que el complejo sojero generó en la última década ingresos totales por 129.568 millones de dólares . De ese monto, US$ 71.239 millones correspondieron a costos y US$ 37.191 millones fueron al fisco como retenciones. Los productores obtuvieron una renta de US$ 21.048 millones, pero dejaron en la AFIP, por el impuesto a las ganancias, US$ 6.314 millones. Es decir que el fisco se quedó, entre retenciones e impuestos, con el 33% de la facturación.

2. Recalculando en base a los precios del mercado.

De ahí que la producción sojera – y sus precios – ocupen el centro de las preocupaciones de los funcionarios. Una soja por debajo de las proyecciones oficiales induciría una obligada restricción del gasto, o un ajuste mayor al deseado en variables muy sensibles, como el tipo de cambio, hoy también en el centro de la escena por la fuerte demanda privada.

3. La producción podría compensar el bajón Las proyecciones sobre la campaña 2011/2012 son optimistas en cuanto a la producción de soja pero se llenaron de interrogantes al calcular los precios de venta efectivos. Se estima que la cosecha de soja podría alcanzar los 53 millones de toneladas contra las 47 millones de este año . De ahí que el mayor volumen exportable podría compensar la baja de precios, si es que los niveles actuales se mantienen como están.

4. La caída llegó después de las ventas.

Lo “positivo” de la situación actual es que el grueso de la campaña 2010/2011 se vendió a precios superiores a los actuales. Con lo que los interrogantes se trasladan plenamente a 2012.

5. El futuro tal vez no sea tan malo.

Y para 2012 el panorama no es necesariamente negativo para la Argentina, al menos en lo que tiene que ver estrictamente con las condiciones de oferta y demanda. Se menciona que a nivel global la soja podría perder superficie de siembra frente a los cereales , y también que un peligro de sequía que podría afectar más a Brasil que a la Argentina, lo que acentuaría la caída de la oferta y la consiguiente suba de los precios, es decir a la inversa de lo que ocurrió hoy. También se espera que la demanda de China siga firme, tanto para el poroto de soja como para el aceite. Claro que todo dependerá del desarrollo de la crisis en Europa y los Estados Unidos. El factor financiero ya demostró que puede influir, y mucho.

Temas en esta nota