John Deere promete llenar de partes argentinas tractores que fabricará en el país

El flamante presidente de la multinacional, Antonio García, quien asumió el cargo tras la jubilación de Aldo Torriglia, cuenta a punto biz los planes de la multinacional.

03deOctubrede2011a las07:35

Las cosechadores y los tractores que John Deere se comprometió a fabricar en su planta de Granadero Baigorria llevarán en su mayor parte piezas nacionales y estarán destinados a abastecer tanto el mercado nacional como el del Mercosur.

Así se lo contó a punto biz el flamante presidente de John Deere en Argentina, Antonio García, tras la reciente jubilación de Aldo Torriglia.

Según lo informado, el plan de inversiones de John Deere contempla desembolsar u$s 130 M a lo largo de cuatro años. Con esta suma se pretende agregar unos 20 mil metros cuadrados a la planta de Granadero Bairgorria que hoy tiene unos 40 mil metros cuadrados.

García confirmó que la apuesta es ampliar la fábrica ya existente, y no incorporar otro predio. La remodelación permitirá incrementar la capacidad de producción de motores diesel que serán los utilizados para las nuevas líneas de tractores y de cosechadoras. La inversión contempla una partida que se destinará a un nuevo edificio que rediseñará el lay-out y otra para un nuevo centro de distribución de repuestos. “Esto demuestra el compromiso de la empresa de seguir apostando por Argentina”, dijo García.

Si bien el ejecutivo no quiso hablar de números, trascendió que la idea es llevar la producción a 30 mil motores anuales, lo que significaría duplicar la cifra actual. La nueva maquinaria se completará con piezas compradas a proveedores argentinos.

“Hoy por hoy nadie fabrica íntegramente un producto en su propia planta y nosotros tampoco queremos meramente ensamblar, por eso lo que nosotros proponemos es una mayor integración entre nuestra planta y los proveedores locales”, destacó. En este sentido, dijo que John Deere aprovechará para ampliar y diversificar la base de proveedores con la que hoy cuenta.

De hecho se estima que a los 300 puestos de trabajo directos que generará esta inversión se le sumen unos mil en forma indirecta. La nueva producción llevará el sello John Deere y no se utilizará una 2º marca para la comercialización.

¿A quién estará destinada esta nueva producción? “Apuntamos en primer término abastecer el mercado interno. Elegimos fabricar tractores y cosechadoras porque hoy por hoy son la base del agricultor moderno y vemos allí un gran volumen y una gran oportunidad de negocio”, explicó. Pero la empresa no se contenta con el mercado local y también piensa en exportar en Sudamérica. “Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia son las plazas más atractivas por cercanía geográfica, eventualmente Brasil”, apuntó y agregó: “Este año exportamos por u$s 90 M y por décima vez fuimos premiados por este logro, queremos seguir por esta senda”.

Precisamente se lo consultó sobre el efecto que puede causar la devaluación del real en este plan de negocios y el aumento en los costos de producción argentina. “La competitividad es un eterno desafío en cualquier país. Nosotros creemos que podemos lograrla en base a la recuperación de la estructura productiva argentina. El país está renaciendo en el rubro autopartes y metalúrgico y John Deere apostará para consolidar alianzas con estos sectores porque de hecho el acuerdo con el Gobierno contempla el desarrollo de productores de componentes argentinos”, expuso.

¿Cómo viene el mercado?

García destacó que pese a la sequía de este año, el mercado para la maquinaria agrícola está bien y probablemente siga de esta forma por algunos años más debido a que la gran demanda mundial de alimentos no parece que vaya a mermar. Por otro lado, destacó el “buen humor” del productor nacional. “El ánimo del productor depende de la posibilidad que tenga de recuperar lo que invierte y

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota