FMC presentó su nuevo insecticida HERO

FMC® presentó en la localidad de Charata, su nuevo insecticida HERO®, cuya principal característica es que, con solo variar la dosis por hectárea se logra controlar las principales plagas que afectan el cultivo de soja a lo largo de su ciclo.

03deOctubrede2011a las15:45

A medida que fue creciendo la superficie de cultivos en Argentina, especialmente la destinada a soja, las plagas fueron cambiando su comportamiento. Hace veinte años no se hablaba más que de controlar orugas, isocas y barrenador del brote o taladrillo. Hoy en día la lista de organismos perjudiciales se ha multiplicado por cinco. Desde el complejo de gusanos del suelo, bichos bolitas, babosas, trips, moscas blancas, chinches, picudos, pasando por toda la gama de orugas, el panorama de plagas ha cambiado enormemente.

En dicha presentación, el Ing. Fabián Giménez, coordinador de desarrollo de FMC Latinoamérica manifestó ciertas consideraciones que valen la pena ser tenidas en cuenta en cuanto a la evolución de las plagas, resistencia de las mismas, productos utilizados y cambios en la forma de controlar los principales insectos que causan grandes pérdidas económicas en el cultivo de soja.
Estas son algunas consideraciones vertidas por el Ing. Giménez:
Al aumentar la superficie de siembra de un cultivo como soja, muchos organismos encontraron su alimentación predilecta y se multiplicaron ampliamente. Las poblaciones de orugas, por ejemplo, son 3 a 4 veces más numerosas que años anteriores. Y no es lo mismo tratar 10 orugas por metro que 40 o 50. Si la eficiencia de un producto es del 70%,  con 10 orugas quedarán 3 y habrá satisfacción por su uso, pero si hay 40, quedarán 12 y habrá que volver a repetir el tratamiento. Por ello es que los productos que ahora deben elegirse tienen que ser de mayor calidad.

A pesar de los cambios tecnológicos disponibles, aún se siguen usando viejos productos que dan mediana satisfacción al usuario. Estos,  muchas veces funcionan bien y otras fallan. Pero muchos se siguen eligiendo por el bajo precio, como la cipermetrina. Este insecticida ha sido de gran utilidad, y aún lo es en determinadas situaciones, pero los cambios antes mencionados hacen que muchas veces falle.

Pero además de ser más numerosas, las plagas se mantienen por más tiempo sobre los cultivos. Entonces es necesario que los productos tengan una actividad más prolongada, lo que vulgarmente se conoce como residualidad.

Otro cambio fundamental en los sistemas de cultivo de Argentina es la diversidad de plagas que se dan simultáneamente, como picudos, orugas, trips y chinches. Los viejos y tan útiles insecticidas de otros tiempos ya no cubren estas plagas cuando se presentan combinadas.
Por su parte, el Dr. Walter Jorge Dos Santos, entomólogo brasileño del EMBRAPA, disertó sobre la Experiencia Brasileña en el manejo de plagas condicionantes al cultivo de Algodón y Soja. Dos Santos manifestó que hay que tener una visión global del sistema, ya que hay una transferencia de plagas entre Soja, Algodón y Maíz, mediante un movimiento sistémico, por lo que es fundamental monitorear los sistemas agrícolas.

El profesional manifestó que en Brasil las aplicaciones de insecticidas son planificadas, utilizando muchas veces las aplicaciones contra Roya, de forma tal de colocar el insecticida antes que  cierre el surco, de forma tal de llegar con el producto a las partes inferiores de la planta. Esto forma parte de una estrategia y una planificación de aplicación en el control de plagas, manifestó Dos Santos. Como ejemplo de estrategia de aplicación, se puede citar el ejemplo de Pseudoplusia, donde muchas veces la ineficacia del control no se debe al producto sino a una importante deficiencia en su aplicación, ya que el producto no llega a donde está la isoca. Para esto hay que tener en cuenta los horarios de aplicación, la población existente previo al tratamiento y los movimientos de la pla

Temas en esta nota