Fuerte cambio en el Congreso, donde CFK tendrá amplio dominio y quórum propio

El Gobierno recuperará en diciembre, de la mano de sus socios provinciales, el dominio del Parlamento. En La Rioja, gracias a Menem, se quedó con los tres senadores.

Por
24deOctubrede2011a las08:05

La contundente victoria de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tendrá un impacto fuerte en la composición de las dos Cámaras legislativas, que a partir del 10 de diciembre pasarán a estar dominadas sin problemas por el kirchnerismo. Tanto en Diputados como en Senadores, la Casa Rosada contará con quórum propio y la garantía de poder avanzar con los proyectos que desee y frenar aquellos que no crea convenientes. A pesar de la magra elección de su candidato presidencial, la UCR se consolidaba anoche como la primera minoría en la Cámara baja, seguida de los peronistas opositores y de los diputados del Frente Amplio Progresista (FAP).

Las boletas legislativas de la Casa Rosada o sus aliados se impusieron en todas las provincias, excepto en San Luis, donde se repartían una banca cada uno con el gobernador y candidato presidencial, Alberto Rodríguez Saá. Esa robustez electoral impulsaba al bloque de diputados kirchneristas y sus bancadas aliadas a superar con amplitud el quórum propio de 129 legisladores en la Cámara baja. En el Senado, en tanto, mantendrá el poder de fuego que ya había conseguido tras el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner.
En tanto, la incógnita que las primarias plantearon sobre el Peronismo Federal quedó ratificada ayer. Con buen número de legisladores en ambas Cámaras, aun resta saber cuántos de los diputados y senadores que revistan en el PJ disidente continuarán allí después del 10 de diciembre. Felipe Solá, quien abandonó a la oposición tras las primarias, es el caso testigo. Hoy no revista en ninguno de los bloques existentes.

El resultado que logró en la provincia de Buenos Aires fue clave para el oficialismo. Su lista de diputados superaba al cierre de esta edición el 58% de los votos, seguida muy de lejos por las boletas de la Udeso y del FAP. El lento escrutinio en el principal distrito electoral del país dificultaba anoche un cálculo exacto sobre el reparto de las 35 bancas en juego, aunque la tendencia mostraba que el Frente para la Victoria se quedaba con 22 de ellas; mientras que 4 iban para la lista del santafesino Hermes Binner; otras 4 para la de Ricardo Alfonsín; 2 para la de Rodríguez Saa y 2 para la de Duhalde. El Frente de Izquierda de Jorge Altamira se entusiasmaba con sumar el escaño restante, aunque al cierre de esta edición apenas superaba el 3% de los votos, por lo que su cosecha estaba en duda.

En el caso del Senado, el Gobierno retenía los dos escaños por la mayoría, mientras que el de la minoría era disputado por Jaime Linares, del FAP, y José “Pepe” Scioli, de la Udeso, con una luz de ventaja para el primero. La lista de Hilda “Chiche” Duhalde quedaba tercera lejos, por lo que el 10 de diciembre abandonará la Cámara.
En la Ciudad de Buenos Aires el kirchnerismo sumaba 5 escaños para la lista encabezada por el viceministro de Economía, Roberto Feletti. Lo seguían el PRO con 3 bancas; el FAP con 2; y la UCR y la Coalición Cívica con uno cada uno. Sin embargo, la boleta de este último espacio está liderada por Patricia Bullrich, cuya relación con la líder de la fuerza, Elisa Carrió, está prácticamente quebrada, por lo que habrá que ver la conformación final de ese bloque.

En Córdoba, la Presidenta ratificó su liderazgo y se quedó con 4 de las 9 diputaciones en juego. De las restantes, Binner se llevó 2, Alfonsín otras 2 y Rodríguez Saá una. Más pareja estuvo la elección en Santa Fe, donde pasada la medianoche la Presidenta y el gobernador se repartían en partes iguales los 10 escaños en disputa. Mendoza, en tanto, le daba 3 bancas al kirchnerismo, una a la UCR y una al Peronismo Federal.

Por Noelia Barral Grigera.

Temas en esta nota