Córdoba, ante una leve recuperación de los rodeos

La mejor perspectiva se sustenta en la rentabilidad de la cría y en factores climáticos.

Por
28deOctubrede2011a las07:16

Desde finales de 2009, los precios de la hacienda en pie y la carne bovina comenzaron a subir, tanto en pesos como en dólares, como resultado de la fuerte caída del rodeo de vacas de cría observado durante el período 2007-2009, a nivel nacional y provincial.

A partir de esta señal de escasez que emitió el mercado, la elevada liquidación de vientres (faena de hembras por encima del nivel que permitiría continuar produciendo un número tal de terneros/año) comenzó a ceder y se inició un ciclo opuesto que podría ser caracterizado como un proceso de retención.

El proceso de retención es la conservación de hembras por encima del nivel de reposición necesario para mantener la actividad. Si éste es intenso y se mantiene en el tiempo permite incrementar el rodeo de hembras y luego la producción de terneros y terneras.

Lo sucedido en los últimos años muestra que el comportamiento de los productores ha sido, en general, similar en todos los rincones del país, dejando en claro que sus decisiones operan bajo las leyes del mercado.

Cuando las condiciones climáticas y económicas fueron desfavorables, los establecimientos ganaderos enviaron muchos animales a faenar; luego, bajo un nuevo escenario de precios relativos, la hacienda comenzó a conservarse como un activo valioso.

Los envíos de animales a faena en 2011, tanto a nivel país como a nivel Córdoba, se redujeron un 30 por ciento respecto del nivel promedio alcanzado durante el año de mayor liquidación de vientres (2009). Este fenómeno se repite con distinta intensidad en todas las provincias productoras.

Menos vientres. Hasta marzo, la menor liquidación de vientres no evitaba la reducción del rodeo de vacas. Según las estadísticas de Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Agroalimentaria (Senasa), también Córdoba viene faenando mucho menos hembras que hace un par de años atrás (en términos absolutos y relativos al total de animales enviados a faena).

De todos modos, y a pesar de lo anterior, la provincia mediterránea continuó perdiendo vientres entre marzo de 2010 y marzo de 2011: el rodeo de vacas-vientres cayó 8,7 por ciento, siendo superada sólo por Río Negro (-9,2 por ciento), mientras que Buenos Aires, por el contrario, exhibió un aumento del uno por ciento.

Se aguarda con cierta expectativa positiva los próximos datos de vacunación del rodeo de vacas mediterráneo, dado que con la mejor rentabilidad de la actividad de cría –en general– y las no tan malas condiciones climáticas acumuladas en el último año –en particular– Córdoba podría estar contando en estos días primaverales con una leve recuperación del rodeo de cría, lo que conduciría a una recuperación de la actividad de engorde en suelo cordobés.

De producirse este cambio de tendencia, se estaría frente a un fenómeno novedoso. Desde hace muchos años se observa una caída sostenida en los stocks bovinos de la provincia, señal de que la actividad de cría se está trasladando hacia provincias vecinas al no poder evitar el avance de la frontera agrícola dentro del territorio cordobés.

Juan Manuel Garzón, Nicolás Torre (Especial)

Los autores son economistas del Ieral Córdoba.

Temas en esta nota