Se pagarían al menos $ 200 más por mes por luz, agua y gas

Es por la quita de subsidios a esos servicios. Y en el caso de una familia de consumos medios en la región metropolitana. Si es un hogar de alto consumo el gasto adicional mensual treparía a $ 390.

18deNoviembrede2011a las07:53

Mientras los funcionarios del ministerio de Planificación y de los entes reguladores definen contrarreloj las normas y resolucionespara implementar la eliminación de los subsidios residenciales, los técnicos de las distribuidoras y los especialistas energéticos comenzaron a perfilar cuál sería el impactoque deberán afrontar los hogares en las próximas boletas de energía eléctrica, agua y gas.

Los primeros cálculos realizados para una familia tipo de la Capital Federal que tiene niveles de consumo medios indican que, sin los subsidios vigentes, deberá pagar un promedio de $ 205 más por mes en las facturas de los tres servicios básicos.

En el caso de los hogares con medianos y altos consumos, el ajuste por mes por la quita de los subsidios representaría un desembolso extra de $ 390 en las boletas de luz, agua y gas.

Tras haber lanzado a principios de mes el desmantelamiento de los subsidios para determinados sectores comerciales e industriales; los ministros de Planificación, Julio De Vido y de Economía, Amado Boudou anunciaron esta semana la extensión de esa medida al universo de los usuarios residenciales.

La nueva política de eliminación de subsidios, según los anuncios oficiales, se instrumentará de la siguiente manera: Desde el 1 de diciembre entrará en vigencia la quita del 100%de los subsidios de energía eléctrica, gas y agua que tienen los bancos, financieras, aseguradoras, tarjetas de crédito, telefónicas, empresas de telefonía celular, juegos de azar, petroleras, mineras, aeropuertos y operadores de transporte fluvial de pasajeros. Por esta vía, el Gobierno espera ahorrar unos $ 600 millones anuales.

También perderán los beneficios de los subsidios a partir del próximo mes las empresasrefinadoras de combustibles, procesadoras de gas, aceiteras, agroquímicas y productoras de biocombustibles. Con esta poda, el Estado dejará de pagar unos $ 3.468 millones anuales.

En el caso específico del sector residencial, el proceso de quita total de los subsidios arrancará el 1* de enero con los usuarios hogareños que viven en Barrio Parque y Puerto Madero y aquellos que residen en los barrios privados y countries del todo el país. De acuerdo con los números de los funcionarios, este recorte implicará otro ahorro de $ 568 millones anuales.

A partir de ahora, el resto de los usuarios residenciales, independientemente de su nivel de consumo y posición económica, tendrán que manifestar si quieren o no seguir gozando del beneficio de los subsidios  . Lo harán a través de un “registro voluntariode renuncia a los subsidios” al cual se podrán acceder por Internet, por una línea telefónica gratuita y personalmente en las oficinas comerciales de las operadoras de los servicios. También lo podrán hacer mediante una declaración jurada que les llegará con las próximas facturas.

Aquellos que no renuncien a los subsidios, serán sometidos a un cruzamiento de datos con la AFIP y la ANSeSpara determinar su real situación económica y definir si seguirán con los beneficios o pasarán a pagar las tarifas plenas.

Además, todos los usuarios residenciales deberán pasar por un “reempadronamiento” que implementarán el Gobierno y las distribuidoras con el fin de actualizar los datos de cada usuario y la situación socioeconómica que presenta cada hogar.

Por más que el discurso oficial se niega a reconocer los aumentos tarifarios que sobrevendrán por la eliminación de los subsidios, las proyecciones que barajan los técnicos privados permiten vislumbrar los siguientes impactos: En el servicio eléctrico, las subas estimadas oscilarán entre el 165% y 400% de acuerdo con los nivel

Temas en esta nota