Arrasó la derecha y Rajoy liderará una España en crisis

El Partido Popular logró una histórica mayoría absoluta. Aplastó al PSOE, que sufrió su peor derrota. La sociedad castigó el ajuste, pero los conservadores prometen más recortes. “No habrá milagros“, dijo el ganador.

21deNoviembrede2011a las07:47

La derecha española obtuvo un triunfo extraordinario en las elecciones de ayer al lograr el Partido Popular, liderado por Mariano Rajoy, el 44,6% de los sufragios y 186 diputados, lo que le asegura la mayoría absoluta. Los conservadores podrán gobernar en solitario, sin pactos ni negociaciones, imponiendo su política después de haber aplastado en las urnas a los socialistas.

El PSOE obtuvo 28,7% votos y 110 asientos , el peor resultado de su historia, por debajo de su piso electoral de 118 escaños en 1977. En relación a las elecciones de 2008, los populares incrementan su bancada de diputados en 32 escaños y obtienen la mayoría más amplia de su historia, por encima de la conseguida por José María Aznar en 2000. Mientras, los socialistas pierden 59 bancas.

En cuanto a la cantidad de votos, la diferencia es muy significativa porque el PP obtuvo 9.500.000 sufragios, tres millones más que los socialistas.

Además de este dominio abrumador del parlamento, hay que recordar que en las elecciones de mayo, el triunfo del PP también fue arrasador y ahora gobierna en 11 de las 17 comunidades autónomas y en la mitad de los 8.000 ayuntamientos. En Andalucia, el PP consiguió ayer también una gran diferencia de votos, lo que augura que puede despojar a los socialistas del más importante de sus fortines políticos en las elecciones en esa región autónoma el año que viene.

Ante una multitud frente a la sede central del PP en Madrid, Rajoy y otros dirigentes fueron ovacionados.

“España dejara de ser un problema para formar parte de una solución”, dijo.

“No habrá milagros y la tarea no va a ser fácil”.

Con 56 años, Rajoy, que será el sexto presidente del gobierno desde la democracia, consigue llegar a La Moncloa en su tercer intento, ya que perdió en 2004 y 2008 con José Luis Rodríguez Zapatero.

Exultante, el electo presidente del gobierno definió anoche a los próximos enemigos de España como “el paro, el déficit, la deuda excesiva, el estancamiento económico”. España será “el más leal pero también el más exigente de los socios”, añadió.

El déficit es precisamente el primer desafío que tiene que afrontar: el país quiere bajar su tasa, del 9,3% del PBI en 2010 al 6% en 2011, pero el Banco de España y la Comisión Europea dudan de esta previsión. El principal obstáculo son las regiones, cuyas finanzas deberá controlar mejor el próximo gobierno, adoptando al mismo tiempo un “presupuesto austero” para 2012, afirma José Abad, analista del banco Unicredit.

Rajoy anunció anoche una convocatoria inmediata de las Comunidades Autónomas para “afrontar las exigencias de esta grave situación”.

El diario El Economista calcula que las deudas que llegan a su vencimiento en 2012, ya sean las de los bancos o las del Tesoro, suponen 335.000 millones de euros, y que para ello, España podría necesitar una ayuda de 100.000 millones.

Según este rotativo, Rajoy ya estaría negociando con la canciller alemana, Angela Merkel, las condiciones de una ayuda financiera de la Unión Europea a España.

Los socialistas felicitaron a Rajoy por su victoria. Alfredo Pérez Rubalcaba, el candidato oficialista, admitió su derrota “después de gobernar los peores años de la crisis económica”.

“Hemos perdido claramente las elecciones”, dijo. Rubalcaba pidió a Zapatero que convoque a un congreso “lo antes posible” para elegir un nuevo líder del partido.

La sucesión de Rubalcaba se ha complicado pues la más clara candidata, la ministra de Defensa Carme Chacón, es la principal dirigente en Cataluña. Como en Andalucía, el gra

Temas en esta nota