Carta Abierta defendió a Moyano y cuestionó la ley antiterrorista

Pidió “renovar el compromiso“ con el camionero. Y advirtió que la norma amenaza la protesta social.

30deDiciembrede2011a las07:49

Nueve voces se habían alternado durante 55 minutos en la lectura de la Carta Abierta N° 11, titulada “de la igualdad”, texto siempre extenso y alambicado de fervorosa alabanza a la gestión kirchnerista que, sin embargo , se permite señalar algunas disidencias.

Tras el punto final, el director de la Biblioteca Nacional y figura estelar del grupo, pidió la palabra para dejar una advertencia con el sello cristinista: “Sería desacertado que en los diarios se calificara a esta carta de oficialista, crítica, complaciente o seguidista”; “reclamamos que la interpretación de este texto sea un arte agudo, no esquemático”; “nada sería más desaconsejable que sacar frases de contexto”, alertó a los cronistas que cubrieron la presentación en la sede de la Asociación Argentina de Actores.

Ojalá a González no le parezca mal, entonces, que arranquemos por los dos únicos momentos en que la lectura de la carta fue interrumpida por los aplausos del centenar de oyentes, encabezados por Hebe de Bonafini en primera fila. Fueron dos pasajes en los que la carta abandonó el elogio insistente a la gestión kirchnerista para internarse en asuntos más espinosos, sobre los que el Gobierno prefiere mirar para otro lado.

El primero fue el rechazo tajante a la ley antiterrorista aprobada por el Congreso y promulgada el miércoles por la Presidenta. “Ese dispositivo adopta la duplicación de condenas acogiéndose a una definición del concepto de terrorismo de carácter tan inespecífico, que podría utilizarse en fallos judiciales que criminalicen la protesta social”, se critica en la carta, antes de apuntar contra “las presiones norteamericanas” para su aprobación. “Sorprende y preocupa esta adopción de un estándar internacional contradictorio con el espíritu democrático del proyecto nacional”, advierte. Ya por la tarde, la propia Hebe pediría “revisar un poquito más” la ley durante la ronda de las Madres porque “si hay un gobierno de facto la van a aplicar como ellos quieren”.

El otro instante que despertó las palmas de la platea fue la reivindicación del líder de la CGT en su momento de mayor tensión con la Casa Rosada, al diferenciarlo de Luis Barrionuevo y Gerónimo “Momo” Venegas. “Es inimaginable que los trabajadores argentinos y sus representaciones sindicales elijan el camino de la reacción”, afirma el texto “porque la CGT conducida por Hugo Moyano no tiene nada que ver con un gastronómico de las barrabravas ni con un dirigente de peones rurales que pone a sus afiliados como carne de cañón para un paro patronal”. Los intelectuales kirchneristas convocaron a superar los “nubarrones en la coyuntura” y ”renovar un compromiso común” con el camionero “sustentado sobre un acuerdo necesario: el de profundización de la igualdad y la ampliación de derechos”.

Hubo una crítica más a lo realizado por el Gobierno, o más bien, a lo no realizado en materia de salud pública.

“No se han producido (en esa área) avances en importancia e intensidad” como los que se dieron en otras, se señaló. “Se ha tendido a consolidar la inercia heredada, a contramano de las notables transformaciones que el modelo nacional y popular ha sabido generar(...) Hoy sólo el 1,9% del PBI se invierte en salud pública gratuita, mientras subsiste una enorme inequidad en la distribución de los recursos”.

No faltó la exaltación del triunfo electoral de la Presidenta en el que “late incipiente la otrora desterrada utopía de la igualdad” y las críticas a los “argumentos simplistas de la gran prensa” por sugerir que se trató solamente de un “voto conservador” y no de un nuevo “humor social” por la “recuperación de valores que parecían perdidos, la identidad como

Temas en esta nota