Afirman que el desafío es incentivar la producción de maíz

Las primeras evidencias respecto de la campaña 2013-2014 advierten una caída en el área sembrada, particularmente importante en las provincias del norte del país.

Por
Afirman que el desafío es incentivar la producción de maíz
10deSeptiembrede2013a las07:23

El "verdadero desafío" para la Argentina es "seguir aumentando la producción" de maíz, pero conspiran las subas de costos y la caída del mercado internacional, lo que se evidencia en menor área sembrada en el NOA de la campaña nueva 2013-2014, según un análisis de la Bolsa de Comercio de Rosario.

"El mercado de maíz continúa con pocos incentivos", indicó Guillermo Rossi, en el último Informativo Semanal de la BCR, y opinó que, de cara al futuro, "surge la necesidad de revisar cuentas pendientes en infraestructura y carga impositiva que disminuyen la rentabilidad de los productores y la competitividad del sector exportador".

El estrechamiento de los márgenes de producción -sumado a los cuantiosos requerimientos de capital- ha potenciado el atractivo de la soja en esta región, aunque en el resto del país la amplia ventana de siembra no permite concluir con certeza la extensión que finalizará ocupando el cultivo.

Los trabajos de implantación de maíz comenzaron en los últimos días pero "son aún muy incipientes, ya que el grueso de los productores prefiere aguardar la llegada de mejores condiciones de humedad en los suelos".

"De concretarse los pronósticos de lluvia que se anticipan para el fin de semana los trabajos en la zona núcleo podrían tener su puntapié inicial en los próximos días", señaló Rossi.

Los precios forward a cosecha se mantienen en el rango de 155-160 dólares por tonelada, sin lograr atractivo para los vendedores.

"Es por ello que el volumen negociado de maíz nuevo muestra una profunda caída interanual. Según las cifras del Ministerio de Agricultura, hasta el 28 de agosto se habían comercializado unas 830.000 toneladas, la sexta parte de lo vendido a la misma fecha del año pasado", indicó.

Las emisiones de ROE Verde (permisos de embarque) de maíz nuevo todavía no han comenzado, dijo al destacar que, por su parte, el segmento disponible mantiene valores relativamente estables, que durante la última semana fluctuaron entre 850 y hasta 900 pesos por tonelada con descarga en las terminales portuarias de Rosario y zona en condiciones Cámara.

El flujo comercial muestra un avance notable, con el sector exportador que acumula compras por 18,2 millones de toneladas y los consumos otras 3,5 millones.

"Estos números indican que resta una proporción cercana al 10% de la cosecha para seguir concertando negocios, por lo que la plaza quedaría virtualmente seca entre finales de este año y principios del siguiente", señaló.

Un hecho positivo es que China flexibiliza su política de abastecimiento de maíz de manera cada vez más fuerte y esta importación afectará de forma positiva a la Argentina, "luego del gran trabajo diplomático encauzado hacia la conquista del mercado chino".

Temas en esta nota