La falta de lluvias complicó la campaña

El norte de Córdoba y de Santa Fe atraviesan una situación crítica; en algunas zonas las lluvias comenzarán a traer alivio

Por
La falta de lluvias complicó la campaña
14deSeptiembrede2013a las06:23

Si se registraran las lluvias pronosticadas hasta pasado mañana, la mitad del área agrícola podría estar recibiendo de moderadas a buenas precipitaciones.

Eso debería ocurrir si se cumple lo que prevén especialistas en agroclimatología. Alivio para algunas zonas, pero más complicaciones para otras que vienen sufriendo una constante pérdida de reserva de humedad y que no lograrían sumar un caudal importante de lluvias.

Según un informe del Instituto de Clima y Agua del INTA, "el balance de humedad de suelo en el este del país es en general adecuado, disminuyendo hacia el centro y oeste de la región productiva agrícola". Y agrega que "persisten situaciones deficitarias en el oeste de la región pampeana y muy deficitarias en amplias áreas del centro norte del país". De acuerdo al organismo, las precipitaciones esperadas "podrían comenzar a revertir esta situación en zonas ampliamente necesitadas".

Para Eduardo Sierra, experto en agroclimatología, la mayor parte de Chaco, este de Santa Fe, este de Buenos Aires, todo Entre Ríos y Corrientes tendrán lluvias de más de 25 milímetros, con focos de tormentas severas. Además, el este del NOA, el este de Córdoba, este de Santa Fe y centro bonaerense recibirán precipitaciones moderadas, de 10 a 25 milímetros.

Pensando en la campaña hacia adelante, para Sierra "se está viendo un año complicado". Lo explicó así: "Va a haber bastante agua, pero mal distribuida, con lluvias muy irregulares y contrastes".

ESCENARIO ACTUAL

Por lo pronto, hay zonas donde el faltante de agua es crítico. Valen los ejemplos del norte de Córdoba y el norte de Santa Fe.

David Rubin, coordinador regional de los grupos CREA de Córdoba Norte, detalló la situación en esa región. "Hace tres años que estamos con lluvias por debajo de lo normal. De 500 a 700 milímetros [anuales] estamos entre 450 y 500 milímetros", expresó.

Con lluvias cada vez más escasas, este año no se pudo sembrar trigo en secano. Sí se hizo algo bajo riego.

Hay incertidumbre para la campaña de granos gruesos y las empresas ya se sienten en problemas.

"Las empresas están muy complicadas. Vienen perdiendo capital de trabajo. Lo que en las empresas de agricultura de alquiler se evidencia es que cada año trabajan un poco menos de superficie. Además, las decisiones pasan por bajar el riesgo y sólo hacer cosas que estén con un determinado parámetro de rentabilidad y certeza. Por ejemplo, no alquilar porque sí, compartir el riesgo con el dueño del campo en agricultura, y en ganadería, si no es negocio suplementar, vender, aunque se pierdan décadas de genética", contó Rubin.

Según el coordinador CREA, la ganadería está en crisis en el norte cordobés. Y lo dice con un dato: "Hay un 30% de campos ganaderos cerrados; cerraron porque no pueden sostener la hacienda".

Aunque el panorama no luce tan grave como en el norte cordobés, en el sudeste de esa provincia también vienen implorando por las lluvias.

José Garrido, responsable de un establecimiento agrícola que trabaja en Idiazábal y la zona, precisó que hace tres meses que no llueve.

El trigo allí ya exhibe mermas en el rinde y de persistir el faltante de precipitaciones habrá recortes importantes en los potenciales de rendimiento en las próximas semanas.

Otro capítulo es el maíz. La siembra ya debería haberse iniciado. Pero no fue posible. "Estamos casi dos semanas atrasados", ejemplificó.

Según Garrido, con 30 milímetros que lleguen se largarán a sembrar. Pero necesitarían más de 50 mm para estar en una situación más cómoda.

De haber más demoras para la siembra, parte del maíz pasará a siembras tardías de fines de noviembre. En la región, según Garrido, el año pasado más del 50% del maíz fue tardío.

En el norte de Santa Fe, lo que es noroeste provincial las precipitaciones están ausentes desde mayo pasado. Allí casi no se hicieron cultivos de invierno [trigo] y el girasol y el maíz quedaron afuera de las siembras tempranas que van del 15 de agosto al 15 de septiembre.

En esa región, la ganadería está muy afectada. "Si continúa la falta de agua va a haber una mortandad importante", advirtió Edgardo Dutto, coordinador CREA del Norte de Santa Fe y productor.

El trigo que se pudo sembrar se encuentra en una condición de regular a mala. El cereal florece con falta de agua y altas temperaturas. "Va a estar en un 40 a 50% del potencial de rendimiento", precisó Dutto.

De girasol se tendría que haber completado el 100% de la siembra. Sin embargo, se implantó un 40 por ciento.

En el caso del maíz, cerrada la venta de siembra para la implantación temprana las decisiones parecen apuntar a siembras tardías. Eso sí: siempre que llueva.

Queda la esperanza de que se concreten las precipitaciones. El último informe del Instituto de Clima y Agua del INTA, conocido a principios de semana, decía al respecto que serían "sobre gran parte del área central y norte del país".

Temas en esta nota