Las nuevas Súper Soja BT marcarán la diferencia

La semillera presentó en distintas zonas del norte argentino sus variedades de soja con resistencia a insectos que estarán disponibles para sembrarse este año. La reducción de costos para el tratamiento de orugas y el mayor potencial de rendimiento generan entusiasmo en los productores.

Por
26deSeptiembrede2013a las12:04

Como ocurrió en 1996 con el lanzamiento de la soja RR1 (resistente al herbicida glifosato), este año Nidera vuelve a poner en la cancha un nuevo hito productivo. Tras 7 años de trabajo en su programa de Súper Soja BT, la compañía acaba de lanzar oficialmente sus variedades elite con el gen RR2Y para el control de malezas y con el gen Bt que permite un efectivo control de las principales orugas que atacan al cultivo. Ambas tecnologías, desarrolladas por Monsanto, ya se expresan en las semillas de Nidera y prometen un plus de rendimiento.

Productores y técnicos se reunieron días atrás, junto a especialistas de la empresa, en las localidades de Jesús María (Córdoba), Salta, Tucumán y Charata (Chaco). Precisamente, estas son las regiones argentinas hacia donde está dirigida la primera tanda de cultivares de Súper Soja BT que ya se encuentran disponibles para la siembras de la campaña 2013/14.

La posibilidad de reducir costos en el tratamiento para el control de insectos lepidópteros y el incremento en los rendimientos finales del cultivo son las dos patas de la tecnología que generan mayores expectativas entre los productores. En el norte del país, el impacto de orugas en soja es muy grande y requiere de tratamientos insecticidas que van de 3 a incluso 7 aplicaciones, lo que impacta sustancialmente la inversión por herctárea que debe hacer el productor.

Rodrigo Bosch, gerente de Servicio Técnico en el Norte de Córdoba y el NOA, dijo en el marco de los lanzamientos que “en el centro-norte de Córdoba, muchos productores están yendo hacia el monocultivo de maíz por el costo de implantación que tiene la soja”. Es el caso de Adrián Montoro, que cultiva unas 7.000 hectáreas en el norte de Córdoba y en la provincia del Chaco. Para él, “el objetivo con esta nueva soja es poder focalizar en otros problemas y tener más controlados los insectos”. Montoro suele hacer entre 4 y 5 aplicaciones a sus cultivos a un costo de “entre 10 y 20 dólares cada una, dependiendo del cóctel de productos que se apliquen”. También detalló que el valor no sólo varía de acuerdo al grado de presión de la plaga, sino también al estadio del cultivo: “cuanto más grandes están las plantas es más difícil llegar abajo, y se encarece la aplicación”.

Algo similar le ocurre a Miguel Ángel Cravero, que cultiva unas 10.000 hectáreas repartidas entre el norte y el centro de Córdoba, el sur de Santiago del Estero, y el oeste de La Pampa. “Especialmente en el norte cordobés y el sur santiagueño estamos teniendo una presión muy fuerte, y hemos llegado a tener que hacer 5 aplicaciones. Y actualmente hay moléculas específicas, que tienen un alto costo: estamos hablando de 25 o 30 dólares promedio por aplicación”, sostuvo Cravero para quien la nueva tecnología no sólo simplifica el manejo, baja los costos, mejora los rindes, sino también asegura “un trato mucho más amigable con el medioambiente”, debido a la reducción en el uso de fitosanitarios.

Sobre ese tema opinó Rodolfo Tkashuk, coordinador de CREA para el centro de Santa Fe. “En el norte argentino los lepidópteros son un problema grave, se pueden encontrar 50, 80 o hasta 100 isocas por metro, medidos por paño; es decir, poblaciones que son muy difíciles de manejar y que demandan un nivel de insecticidas muy elevado, y por eso esta tecnología va a tener un impacto ambiental muy positivo”, aportó el técnico para considerar luego que “al reducir o eliminar el uso de insecticidas para el control de estas isocas difíciles, esta tecnología nos coloca como país en una posición privilegiada, porque si sumamos la Siembra Directa al control inteligente de plagas, yo creo que juntas son el camino para lograr una mayor sustentabilidad en la producción, y a su vez abastecer a una población mundial y local con mucha necesidad de alimentos”.

Cómo son las nuevas Súper Soja

Las nuevas variedades son el fruto de testeos en 60 localidades de Brasil, en más de 20 de Argentina, y en diversos ensayos en Uruguay y Paraguay. Con este lanzamiento se cumple con el primer objetivo del programa, que es cubrir las necesidades productivas de las regiones tropicales y subtropicales, tanto del norte argentino, como de Brasil, Paraguay y Uruguay.

“Hay que señalar que estas variedades superan en rinde a los mejores testigos. Esa fue la condición cuando iniciamos este programa: que las variedades de Súper Soja BT, para ser lanzadas al mercado, debían otorgar un plus de rendimiento. Por lo tanto, estamos hablando de una ganancia genética que va desde el 8 al 12%, dependiendo del grupo”, puntualizó el responsable del Programa de Soja de Nidera, Rodolfo Rossi.

La primera de las tres variedades lanzadas es la NS 7300 IPRO, indeterminada, del grupo 7 largo. “Presenta excelente adaptación al NOA, NEA y países limítrofes, ofrece una gran amplitud de fechas de siembra por su indeterminación, con excelente peso de mil semillas, resistencia al vuelco, rendimientos muy altos y estables, y además mostró muy buen comportamiento al estrés hídrico en las últimas dos campañas”, detalló Rossi.

“Acompañando a NS 7300 IPRO estamos lanzando la NS 7209 IPRO, que es una variedad indeterminada del grupo 8 corto. Ambas tienen características muy similares, con muy buen porte y de alto potencial de rinde”, destacó.

La tercera novedad es NS 6419 IPRO, una variedad de grupo 6 medio. Según Rossi, tiene excelente adaptación al norte, centro y Litoral del país, con amplitud de fechas de siembra por su indeterminación, y precocidad con alto rinde.

Al cierre, el experto adelantó que “en 2014, vamos a estar lanzando 5 variedades más de Súper Sojas BT, de los grupos 4, 5 y 6”.

El gerente comercial de autógamas de Nidera, Claudio Santanna, destacó que si bien las tres nuevas variedades se encuentran con su inscripción en trámite, estarán disponibles para la siembra de esta campaña. Además, resaltó las bondades del Tratamiento Profesional de Semillas, uno de los aspectos que la semillera considera clave para el éxito de las siembras. “Gran parte de las nuevas semillas que estamos lanzando estará tratada en origen –explicó Santanna-, y el productor podrá optar por esta tecnología para proteger la semilla y la plántula en los primeros estadíos y así lograr una mejor implantación en el lote”.

El contexto

Los lanzamientos de las nuevas Súper Soja BT fueron acompañados por una serie de especialistas que analizaron el contexto que afecta a los productores por estos días. Así, el consultor Teo Zorraquin ofreció una charla sobre las empresas agropecuarias dentro de la coyuntura económica y política actual. En Córdoba, dijo que “hoy el negocio de la «agricultura para todos» ya no va: las rentas son volátiles, y representan de 2 a 4 quintales de soja o maíz. Entonces, el negocio es para los que deciden profesionalizar cada aspecto de la empresa y ajustar los procesos”.

Según Zorraquin, la agricultura en el país se dirige “hacia un nuevo modelo en que pesará mucho la agronomía, en el que la localía será importante, así como también la logística; y en el que tendrá mucha incidencia el profesionalismo, no sólo en marketing empresario, sino también en los aspectos impositivo, productivo, comercial, logístico, administrativo y financiero”.

A su turno, el economista Salvador Di Stefano señaló que “el actual escenario económico argentino es muy complejo por tres causas. Por un lado, el país tiene problemas de crédito, en segundo lugar se conjugan la caída del precio de la soja, la devaluación del real y la suba de la tasa de interés en el mundo, y por último se tienen los problemas internos, que pasan por la inflación, la gran presión tributaria y la caída de los márgenes”.

“En ese contexto de grandes dificultades el hombre de campo tiene que salir a hacer una diferencia positiva con su producción. Para ello, tiene que tener claro que hay variables que son internas, que son las que tiene que tener aseguradas, y eso significa adoptar paquetes tecnológicos que garanticen la cantidad, dado que los otros componentes del resultado que son el precio y el tipo de cambio no los puede controlar”.

Temas en esta nota