Cruce de acusaciones con Uruguay por la contaminación del río

Mujica dijo que Timerman manipuló los datos sobre el impacto ambiental de la ex Botnia; el canciller le contestó que se deja manejar por la empresa

Por
Cruce de acusaciones con Uruguay por la contaminación del río
04deOctubrede2013a las07:32

El conflicto diplomático entre Uruguay y la Argentina por la pastera de Fray Bentos trepó ayer un nuevo escalón. Luego de la amenaza de Buenos Aires de ir a la Corte de La Haya por la decisión de Montevideo de aumentar la producción de la empresa UPM (ex Botnia), el presidente José Mujica y el canciller Héctor Timerman se enfrentaron con duras acusaciones político-técnicas vinculadas con la supuesta contaminación del río Uruguay por parte de los efluentes de la empresa finlandesa.

Mujica acusó en forma directa a Timerman de manipular los monitoreos hechos a la planta de celulosa para dar "una idea irreversible y terrorífica, aprovechándose de que la gente no tiene ni idea'' de cuestiones técnicas. Se refería a los datos que anteayer lanzó el canciller para sustentar el reclamo en la Corte de La Haya y que alertaron sobre la presencia de endosulfán, un agroquímico peligroso para la salud.

La Presidenta, en cambio, se mostró ajena a ese debate y sólo a la noche expresó elípticamente que el Gobierno tiene la "orgullosa terquedad" de defender a la Argentina, en abierta alusión a Mujica, que hace unos meses se refirió a Cristina Kirchner como "una vieja terca".

"Hay que informar mejor a la gente. Lo que no dijo el canciller [Timerman] es que del lado de Gualeguaychú, en el agua, se encontró diez veces más endosulfán que de este lado", exclamó Mujica.

La respuesta de Timerman no se hizo esperar. Sostuvo que "es un error dejar que una empresa manipule las relaciones entre dos países, especialmente entre dos países hermanos como Uruguay y la Argentina".

Otro de los cruces que se dio entre Mujica y Timerman derivó de una frase que el presidente uruguayo había mencionado en una cena, y según rescató un dirigente socialista en su Twitter, Mujica había dicho: "Genera más fósforo el tajamar de mi chacra que la planta de UPM". Timerman aprovechó esa frase para sostener que "si (la chacra de Mujica) tiene más fósforo que Botnia, debe tener una muy importante, porque el nivel de fósforo en Botnia es alarmante".

Sin embargo, el canciller argentino no se detuvo allí y señaló que "es un error dejar que una empresa manipule las relaciones entre dos países, especialmente entre dos países hermanos como Uruguay y Argentina", al referirse a la decisión del gobierno uruguayo de autorizar el aumento de la producción de la pastera UPM (ex Botnia) de 1 millón de toneladas a 1,2 millones anuales.

Los datos que arrojó Timerman y que desataron una nueva disputa entre Buenos Aires y Montevideo se desprenden de los estudios de un laboratorio de Canadá que la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) preveía evaluar y que nunca logró difundir por falta de acuerdo entre los científicos argentinos y los uruguayos. Por una diferencia de interpretación, los científicos de Montevideo creen que los resultados que arrojan esos estudios dan un nivel de contaminación permitido en Uruguay y en el resto del mundo.

En la Argentina, por lo que denunció Timerman, los datos de los laboratorios de Canadá se leyeron de otra manera y creen que hay niveles de contaminación alarmantes. Fuentes del gobierno uruguayo ayer dijeron a LA NACION que no comprendían por qué la Argentina esperó hasta ahora para dar a conocer esos informes y no lo hizo antes si realmente contemplaban datos de contaminación.

También en Montevideo acusaron al referente argentino en la CARU, el entrerriano Hernán Orduna, de frenar los informes de control ambiental porque "se le caía el discurso antipastera" ya que, según Uruguay, no arrojan contaminación. Ayer, LA NACION intentó comunicarse con Orduna, pero nunca atendió las llamadas.

Para sustentar la defensa de Mujica ayer, la ministra interina de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Raquel Lejtreger, expresó que la planta "no contamina" y cumple con los estrictos controles que impuso el Gobierno. Adujo que en el caso de la concentración de fósforo, el estándar de vertido es de 5 miligramos por litro, los análisis dieron que UPM vierte un promedio de 0.86 miligramos por litro y se registró un máximo de 2.06 miligramos por litro.

Como contrapartida, Timerman había expresado un día antes que los monitoreos a Botnia arrojan altas temperaturas del efluente; alto contenido de fósforo en el efluente; presencia de pesticidas en el efluente y en los pluviales, y presencia de cromo en el efluente. Ante esto hubo otra fuerte crítica a Timerman. Fue la voz de la esposa de Mujica, la senadora Lucía Topolansky. "El canciller argentino hablaba de cromo. No tiene que ver con la celulosa, sí tiene que ver con las curtiembres de cuero. Los datos son justamente un manejo medioambiental tramposo", dijo con claro enojo.

Al reiterar sus críticas a Mujica, el canciller Timerman destacó: "Me llama la atención que en Uruguay hablen de la Dinama (Dirección Nacional de Medio Ambiente, de Uruguay) y no de los informes de los científicos uruguayos de la Comisión Conjunta", reflexionó. En Montevideo sostienen que los informes de la Dinama se sustentan en los mismos estudios de laboratorios de Canadá que tomó en cuenta la CARU.

Ayer se supo que el cruce de Timerman con Mujica resultó bastante liviano en comparación con la reunión crispada que el canciller argentino mantuvo anteayer con su par de Uruguay, Luis Almagro, en el Palacio San Martín, donde fracasaron las negociaciones para alcanzar una solución en torno a la pastera de Fray Bentos.

APOYOS Y RECHAZOS

Ayer, Mujica recibió un fuerte respaldo de la oposición de su país, de las Cámaras Empresariales y de la Central Única de Sindicatos. Todos estos sectores defendieron la decisión del presidente de Uruguay de avalar el aumento de producción de la pastera y de promover mayores puestos de trabajo en ese sector. En la Argentina, Timerman recibió el fuerte apoyo del gobernador entrerriano, Sergio Urribarri, pero hubo un llamativo silencio en el Gobierno. En la oposición llovieron críticas por abrir un foco de conflicto diplomático con un país vecino.

ARGUMENTOS ENCONTRADOS

Ambos países mantienen posturas rígidas en el conflicto

Argentina

El gobierno de Cristina Kirchner insiste en que la autorización para aumentar la producción de UPM altera los niveles de contaminación permitidos en el río Uruguay

Contaminación

Para la Argentina hay niveles alarmantes de contaminación. Denunció que la pastera UPM vuelca efluentes a 32 grados, cuando la temperatura del río no debe superar el promedio de 20 grados

Acusación

El canciller Timerman dijo que es un error permitir que una empresa manipule las relaciones entre dos países hermanos, como la Argentina y Uruguay

Respaldo

El gobierno nacional recibió el apoyo del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri. La oposición se refugió en llamativo silencio

Uruguay

El gobierno de Mujica cuestionó a la Argentina por "manipular datos ambientales" y transmitir una "idea terrorífica" de los riesgos por el funcionamiento de UPM

Medición errónea

Los científicos de Montevideo interpretan que la medición difundida por la Argentina arroja un nivel de contaminación permitido en Uruguay y también en el resto del mundo

Fósforo

Para Uruguay, los análisis de concentración de fósforo muestran que UPM vierte un promedio de 0,86 miligramo por litro, cuando lo permitido es 5 miligramos

Apoyos

El presidente Mujica tiene un fuerte respaldo de toda la oposición política, las cámaras empresariales y la Central Única de Sindicatos

Temas en esta nota