Por proteccionismo de UE caen ventas

Es "alarmante" la disminución desde el inicio de la crisis de las exportaciones de algunos productos como el maíz cuya caída fue de 86%, aceite de girasol que se redujo un 88% o el aceite de soja que se derrumbó un 95%.

Por
Por proteccionismo de UE caen ventas
04deNoviembrede2013a las07:55

Las medidas proteccionistas que la Unión Europea aplicó con mayor intensidad desde la crisis de 2008 generaron para la Argentina, en los últimos cuatro años, una retracción del 64% en el volumen de las exportaciones de productos primarios con destino al Viejo Continente y del 34% en las manufacturas de origen agropecuario.

En base a un informe elaborado por la Cancillería, a raíz de las barreras arancelarias a las importaciones que aplica la UE y los subsidios que destina al agro, la Argentina en estos cuatro años registró un perjuicio estimado en alrededor de u$s 2.500 millones para sus exportaciones primarias y de u$s 12.500 millones en lo que atañe a la producción.

El documento elaborado por el Ministerio de Relaciones Exteriores hace foco en las principales "normas y medidas comerciales que la Unión Europea utiliza para abusar de su posición dominante en el comercio internacional", en momentos en que el Mercosur debate retomar las conversaciones en torno a un acuerdo de libre comercio con el Viejo Continente.

El documento titulado "Impacto del proteccionismo europeo sobre la economía argentina" detalla cómo la UE aplica barreras al comercio desde larga data a través de subsidios, escalonamientos, cuotas y picos arancelarios, además de nuevas trabas como barreras sanitarias y fitosanitarias, normas técnicas o de presunta defensa del medio ambiente, del consumidor o del bienestar animal.

El despliegue de diferentes barreras al comercio -sostiene el informe- se intensificó a partir del estallido de la crisis de 2008, y desde entonces hasta 2012 el descenso de las importaciones (-7%) superó la caída de las exportaciones (-0,8%), lo que le permitió al bloque obtener por primera vez desde 2004 un superávit del 0,1% de su PBI y del 0,5% en el primer semestre de 2013.

Al analizar las consecuencias de este modelo proteccionista, el documento oficial aseveró que "en los dos últimos años las cantidades exportadas al mercado comunitario sufrieron una violenta contracción" parcialmente compensada por el incremento en valores de algunos productos exportados.

Para dimensionar esta caída se destacó que en 2012 las toneladas exportadas de Productos Primarios fueron un 64% inferiores a las de 2008, mientras que las manufacturas de origen agropecuario registraron una merma del 34%.

La Cancillería advirtió como "alarmante" la disminución desde el inicio de la crisis de las exportaciones de algunos productos como el maíz cuya caída fue de 86%, aceite de girasol que se redujo un 88% o el aceite de soja que se derrumbó un 95%, que en conjunto representaron en 2008 el 15% de las exportaciones totales de la Argentina al Viejo Continente.

Otras exportaciones locales considerablemente afectadas desde 2008, y cuya participación se encuentra dentro de los primeros 20 productos más comercializados, son los tubos de acero (-62%), miel (-48%), cítricos (-47%), peras y manzanas (-47%), pescado (-41%) y cueros (-37%). 

El trabajo sobre el intercambio comercial publicado por el Palacio San Martín dio cuenta que existe un conjunto de posiciones con elevados aranceles de la UE como la leche (47,5%), el queso (34,1%), el lactosuero (58,1%) y alimentos como el jugo de uva y mosto (55%), arroz (22%) o la harina de trigo (21%).

"Estos valores contrastan significativamente con el arancel máximo del Mercosur (35%) y con el arancel promedio de la Argentina, de tan solo 11,8%", destacó el estudio al cuestionar a la UE "el establecimiento de aranceles prohibitivos y una arbitraria y poco transparente administración de contingentes arancelarios".

Pero también se identificó otro grupo de productos que enfrentan fuertes barreras no arancelarias como es el caso de los vehículos (entre 64% y 206% según la cilindrada), desodorantes (175%), alimentos para perros (209%), medicamentos (99%) e insecticidas (71%), además de una gama importante de alimentos. 

Para cuantificar el daño que provocan las distintas medidas proteccionistas implementadas por la UE sobre la economía argentina, la Cancillería realizó una estimación a partir de un modelo econométrico, considerando los hipotéticos efectos que tendría en el corto plazo la eliminación de sólo dos trabas: los aranceles y los subsidios a la producción y la exportación.

La estimación demostró que las restricciones comerciales derivadasde de estas dos herramientas implican un costo para la Argentina de u$s 2.500 millones en exportaciones, 3% del total de las ventas externas argentinas y 21% de las dirigidas a la UE en 2012, y u$s 12.500 millones en producción.

A su vez, las políticas proteccionistas que mantiene la UE le hacen perder perder a la economía local unos 200 mil puestos de trabajo, alrededor del 10% del empleo privado registrado en el sector productor de bienes en 2012. 

Así, el informe destacó que las simulaciones sugieren que las mayores pérdidas para el país, están concentradas en las exportaciones de productos primarios, principalmente de carne bovina ( u$s 1.495 millones), verduras, frutas y hortalizas ( u$s 318 millones), otros productos cárnicos ( u$s 241 millones) y alimentos procesados ( u$s 185 millones).

El documento finaliza con el planteo de que en el caso argentino, "al perjuicio de las políticas proteccionistas se suman las acusaciones de proteccionismo, intervencionismo, estatismo y ruptura de las reglas del sistema económico mundial" que realiza la UE en diversos foros, lo que en conjunto impone "fuertes obstáculos para continuar avanzando en el proceso de reindustrialización".

"Las barreras al comercio, tanto como los reclamos ante los organismos multilaterales que realiza la UE, limitan la implementación de políticas de fomento de los sectores generadores de conocimiento e innovación, de mayor agregación de valor en origen y de creciente generación de empleo altamente calificado y bien remunerado", concluyó el estudio.

Temas en esta nota