Recolección de los cultivos de verano entra en la etapa final

Vaticinan una fuerte y sostenida recomposición del esquema productivo global en el presente ciclo. Para la soja, se estima que la producción mundial llegará a los 282 millones de toneladas.

Por
Recolección de los cultivos de verano entra en la etapa final
28deNoviembrede2013a las06:38

El USDA informaba este lunes la marcha de los cultivos de verano, prácticamente recolectados en su totalidad, como asimismo la evolución de los cultivos de invierno. El maíz recolectado alcanza al 95% de la superficie prevista, en comparación con el 91% de la semana anterior y el 91% del promedio de los últimos cinco años.

En relación con el trigo de invierno, ya se encuentra emergido el 93% de ellos, en comparación con el 89% de la semana anterior y también el 89% del promedio de los últimos cinco años. Los cultivos de trigo en situación "buena a excelente" llegan al 62%, comparado con el 63% de la semana pasada y solamente el 33% del año anterior a esta fecha.

En el último informe del Consejo Internacional de Granos (IGC en sus siglas en inglés), se observa que la producción global de cereales de la campaña 2013/14 alcanzará los 1.940 millones de toneladas, versus 1.930 de la última estimación de este organismo y 1.790 mill./t de la campaña anterior. 

El informe del Consejo indica que la producción total de cereales (trigo y cereales secundarios) en 2013/14 se ha incrementado en 10 mill./t desde el mes pasado, para situarse en 1.940 mill./t, un aumento interanual del 8%. 

Aunque también se espera que se incremente la demanda en un 5%, es previsible que las existencias crezcan en 39 mill./t, alcanzando al cierre de 2013/14 la cifra más elevada en cuatro años. La proyección para el comercio mundial se ha aumentado en 3 millones de toneladas, a 273 mill./t, superando así el récord anterior establecido en 2010/11.

Para maíz, el Consejo proyecta una campaña mundial de 948 mill./t, en comparación con 943 mill./t reportados el mes anterior y 863 mill./t del ciclo 2012/13. Para trigo, la producción total llegaría a los 696 mill./t, comparado con 693 mill./t y 655 millones de la campaña precedente.

Para soja, el IGC estima que la producción mundial llegará a los 282 mill./t, en comparación con 280 millones del mes pasado y 271 mill./t del año anterior.

Resulta evidente que asistimos a una fuerte y sostenida recomposición del esquema productivo global en el presente ciclo, que genera la necesidad de contar con una demanda sostenida para que las cotizaciones no desciendan bruscamente.

En este sentido, observamos que China sigue creciendo en su demanda interna de granos y oleaginosas, situación que genera algún alivio, aun con la dificultad de asegurarse que el crecimiento económico de esta nación permanecerá sostenido en el tiempo.

El mercado de soja deberá aguardar hasta febrero del año entrante para contar con las disponibilidades frescas provenientes de nuestra región. Mientras tanto, los EE.UU. serán proveedores casi exclusivos del mercado internacional, a no ser que los productores de nuestro país se decidiesen a liquidar sus tenencias de soja vieja, algo que guarda lógica cuando se comparan los precios vigentes entre la vieja y nueva cosecha en el Matba. 

Lo que ahora ocurre es que, con prescindencia de la variación en las cotizaciones locales, los productores observan que el ritmo devaluatorio se ha acelerado y esta circunstancia los hace permanecer alejados del lado de la oferta, especulando con que esta tendencia se sostendrá en el tiempo. Paradójicamente, la escasa oferta de nuestro país es la que ha contribuido a sostener las cotizaciones de todo el complejo sojero de Chicago en las últimas semanas. 

La analista del mercado de soja de la corredora de futuros Jefferies, Anne Frick, anticipa una primera resistencia para la soja de entrega enero en Chicago, levemente por encima del área de los u$s 13 por bushel (u$s 478 por tonelada), aunque piensa que el mercado podría perfectamente perforar ese nivel y alcanzar cotizaciones cercanas a los u$s 500 por tonelada. Este mes-contrato alcanzó el 5 de noviembre un mínimo de u$s 458, postergando su baja estacional un mes más que lo previsto. 

La especialista sostiene que la baja se demoró por la fuerte sequía de la campaña anterior, que complicó la oferta y alertó a la demanda, y también por la falta de datos sobre la cosecha en el mes de octubre, producto del cierre administrativo de los EE.UU.

Frick piensa que el "rally" de la soja podría interrumpirse a partir del día de Acción de Gracias, aunque piensa que en esta campaña la caída de las cotizaciones se producirá un poco más adelante, hacia el primer trimestre del año entrante, particularmente si la campaña sudamericana inicia su desarrollo en condiciones normales. La analista avizora en este período cotizaciones para la posición mayo de Chicago en niveles de u$s 432 por tonelada.

Temas en esta nota