CLIMA
Rosario
sábado 14
Estado clima
17° | 32°

Lloviznas aisladas

domingo 15
Estado clima
18° | 30°

Mejorando

lunes 16
Estado clima
17° | 30°

Nubosidad variable

Granos

Los agrodolares del trigo y la cebada

A fin de año se necesitará un nuevo aporte sustancial de dólares. Eliminar las retenciones en trigo y cebada para lograr un cosechón de agrodivisas podría ser una opción.

Por Ezequiel Tambornini | Valor Soja

Las autoridades del Banco Central (BCRA) están trabajando para estabilizar las variables cambiarias hasta el ingreso –en abril/mayo próximo– de la mayor parte de los dólares provenientes de la liquidación de la cosecha gruesa.

La pregunta clave es qué va a pasar cuando se acaben esos dólares (los cuales el gobierno ya comenzó a gastar a cuenta en el presente mes de febrero).

El único sector que está en condiciones de aportar divisas –luego de una década de intenso trabajo para diversificar la matriz productiva– es el campo.

Cuando se acaben los dólares provenientes de las exportaciones del complejo sojero y del maíz, estarán disponibles los dólares generados por las ventas externas de trigo. Para eso es necesario solo una cosa: contar con trigo para poder exportar.

Los momentos más destacados, en lo que respecta a ingreso de agrodivisas, en el bimestre diciembre/enero coinciden con una elevada producción de trigo (tal como sucedió en los ciclos 2007/08, 2010/11 y 2011/12).

La única herramienta disponible –en el actual contexto– para promover una elevada siembra de trigo es la eliminación del derecho de exportación del 23% vigente sobre el cereal (el cual ya no tiene impacto alguno en la recaudación tributaria). También sería necesario dar de baja la retención del 20% en cebada para evitar un derrumbe del área del ese cultivo (que generó un resurgimiento de la industria maltera y nuevas líneas de negocios en Medio Oriente).

Entonces: la receta para tener una Navidad en paz es contar con un cosechón de granos finos (algo que nuestros clientes brasileños también van a agradecer luego de dejarlos de garpe dos años seguidos).

La otra alternativa es no hacer nada. Y luego salir a pedir adelantos de dinero a los compañías exportadoras de commodities agrícolas, las cuales viven, precisamente, de vender el producto de lo sembrado en el campo argentino.

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro