Tractores en Expoagro 2014: la precisión marca tendencia

Equipados con motores eficientes, sistemas de conducción satelital y asistencia hidráulica, estas maquinarias lideran el mercado. De acuerdo con el INTA, en 2013 aumentaron un 44% sus ventas.

Por
Las nuevas maquinarias tienen como objetivo la eficiencia, la productividad y la sustentabilidad a fin de enfrentar los nuevos paradigmas productivos.

Las nuevas maquinarias tienen como objetivo la eficiencia, la productividad y la sustentabilidad a fin de enfrentar los nuevos paradigmas productivos.

12deMarzode2014a las18:11

Los tractores son noticia. Es que, de acuerdo con el INTA, su comercialización aumentó un 44% en el último año y pasó de 5.417 unidades vendidas en 2012 a 7.800 en 2013. Así, equipados con motores eficientes en el consumo de combustible, sistemas de autoguía con conducción satelital y asistencia hidráulica, estas maquinarias lideran el mercado y se muestran en el corredor productivo Ramallo – San Nicolás del 12 al 15 de marzo en Expoagro 2014.

“La precisión marca tendencia”, aseguró Mario Bragachini, referente técnico de mecanización agrícola del INTA, quien adelantó que las nuevas maquinarias tienen como objetivo la eficiencia, la productividad y la sustentabilidad a fin de enfrentar los nuevos paradigmas productivos.

El encarecimiento y la escasez de la energía, el agua y la tierra plantean un escenario donde la eficiencia cobra un rol protagónico. En este contexto, las demandas tecnológicas de los productores se centran en tractores con motores eficientes en el consumo de combustible (turbos, intercooler, common rail) con tolerancia de hasta un 20% de biodiesel, con garantía del fabricante.

Otro aspecto importante es una asistencia hidráulica de buen caudal, presión y con sistema centro cerrado para operar máquinas con motores hidráulicos que, en el futuro, serán reemplazados por actuadores eléctricos.

Bragachini también indicó que entre las tendencias se destaca una buena caja de cambios y diferencial con buenos reductores y frenos, para algunas prestaciones especiales, las exigidas serán CVT o power shift, o bien, cajas tradicionales bien escalonadas con algún grado de sincronización e inversores de marcha.

Además, deberán tener una eficiente transferencia de la potencia a la barra de tiro, lo que se obtiene con tractores 4×4 articulado o 4×4 asistido, con rodados de alta flotación y diseño apropiado de banda de rodamiento, en lo posible se deben exigir neumáticos radiales de baja presión de inflado.

Para los tractores utilizados en tambos y feed lot la demanda exigirá marcha ultra lenta y reversores (lo más automáticos posible) de sentido de avance, también un tren delantero reforzado para colocar una pala hidráulica más una buena dirección asistida.

En un gran porcentaje de los tractores de más de 100 CV (caballos vapor) se exigirán que cuenten con un sistema de autoguía de conducción satelital. Para el resto será una cabina con asiento regulable, con buena ergonomía, confort y aire acondicionado. En aquellos sin cabina se exigirá un asiento con cinturón de seguridad y barra antivuelco.

Poca potencia y mucha precisión

De acuerdo con Bragachini, el gran desafío para el sector es la “tractorización de las cadenas de valor que se desarrollan sobre la base de cultivos regionales y frutihortícolas a fin de aumentar su productividad y competitividad”  por lo que resulta “estratégico” el desarrollo de tractores de baja potencia para las economías regionales y las actividades pecuarias.

El caso de Pauny S.A. en la localidad cordobesa de Las Varillas es un claro ejemplo de esto. Se trata de una empresa recuperada por sus trabajadores que al detectar que el 40% del mercado interno de tractores es de baja potencia redireccionó su fabricación hacia ese sector.

Así es que, hace algunas semanas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto con Carlos Casamiquela –ministro de Agricultura de la Nación– participaron en el lanzamiento de un nuevo modelo de tractor de baja potencia –Pauny 180A– con un 70% de partes de origen nacional que permitirá una importante sustitución de importaciones y la inserción en mercados locales y de exportación como Chile, Perú, Bolivia, Ecuador y Venezuela.

Esta empresa de capitales argentinos emplea a 600 trabajadores directos y otro tanto indirectos y está constituida por la Cooperativa de Trabajo Metalúrgica Las Varillas Ltda., la Red de Concesionarios y por el personal jerárquico de la ex empresa, con la participación de la Municipalidad de Las Varillas.

El gran desafío para el sector es la tractorización de las cadenas de valor que se desarrollan sobre la base de cultivos regionales y frutihortícolas a fin de aumentar su productividad y competitividad.

Temas en esta nota