Alta predicción de El Niño entre octubre y diciembre

La probabilidad del fenómeno, asociado a lluvias por encima de lo normal en la región, es del 75-80 por ciento, según la OMM.

Por
Alta predicción de El Niño entre octubre y diciembre
27deJuniode2014a las08:03

Los científicos han establecido que la probabilidad de que se produzca un fenómeno de El Niño entre octubre y diciembre próximos está entre un 75 y un 80 por ciento. Y la probabilidad de que se produzca antes, en el tercer trimestre de este año, es menor y está en torno del 60 por ciento, comunicó la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

“Se prevé que la temperatura del océano Pacífico tropical seguirá aumentando en los próximos meses y que alcanzará su máxima en el último trimestre de 2014. Si bien su intensidad potencial es aún incierta, es más probable que se produzca un fenómeno de intensidad moderada”, indicó la agencia científica de las Naciones Unidas.

El Niño está asociado a sequías e inundaciones a escala regional en distintas partes del mundo y produce un aumento de la temperatura media en la superficie del océano, particularmente en la zona central y oriental del Pacífico tropical.

Se trata de un evento natural que ocurre entre cada dos y siete años y tiene una fuerte influencia en el clima mundial y en el desempeño de la agricultura.

Impacto local

En los países del Cono Sur de Latinoamérica y en la Argentina, la corriente de El Niño es asociada a lluvias por encima de lo normal, lo que favorece el desarrollo de los cultivos de verano (caso maíz y soja, entre otros) y un aumento de los rendimientos.

Pero, igualmente, el incremento de las lluvias en las regiones donde se ubican las principales cuencas hídricas, en particular el río Paraná, también es motivo de desbordes e inundaciones, que afectan a núcleos urbanos y a áreas rurales.

“El Niño acarrea fenómenos extremos y produce un marcado aumento de las temperaturas, pero es pronto para evaluar sus efectos exactos en 2014”, declaró el director de la OMM, Michel Jarraud.

La organización explicó que las aguas del Pacífico tropical han sufrido un aumento de temperatura alcanzando el umbral débil de El Niño, pero que las condiciones atmosféricas (presión al nivel del mar, nubosidad y vientos alisios) se han mantenido neutras.

Ello indica que El Niño todavía no se ha instalado del todo, pues depende fundamentalmente de la interacción entre océano y atmósfera.

Sin embargo, científicos del mundo enteró han llegado al consenso de que es probable que se produzcan condiciones atmosféricas típicas de un fenómeno de El Niño “bien desarrollado”, detalla la OMM en su boletín El Niño/La Niña.

Planes de emergencia

Jarraud destacó que gracias a los avisos anticipados, los gobiernos han contado con tiempo suficiente para elaborar planes de emergencia a fin de hacer frente a las posibles consecuencias de El Niño en actividades concretas como la agricultura, la pesca, la salud y otros sectores sensibles al clima.

“Seguimos siendo vulnerables a esta fuerza de la naturaleza, pero podemos protegernos preparándonos mejor”, comentó el responsable.

Según los modelos elaborados y el análisis de los expertos, el fenómeno alcanzará su máxima intensidad en el cuarto trimestre de este año y persistirá en los primeros meses de 2015 para luego disiparse.

La intensidad que alcanzará todavía es impredecible debido, concretamente, a que hay dos condiciones esenciales que se contraponen.

Por una parte, el contenido de calor bajo la superficie del mar es muy superior a la media, lo que ha provocado fuertes vientos del oeste a principios de año y que apuntan a un Niño intenso.

Pero, al mismo tiempo, la respuesta atmosférica tarda y la posible ausencia de vientos del oeste en los próximos meses podrían limitar esa temida intensidad.

Temas en esta nota