Tecnología para mejorar perfil de negocios

El agro argentino poco a poco comienza a tomar en serio el uso de aplicaciones que le permiten tomar decisiones adecuadas.

Por |
Tecnología para mejorar perfil de negocios
03deJuliode2014a las08:58

El agro argentino poco a poco comienza a tomar en serio el uso de aplicaciones que le permiten tomar decisiones adecuadas para mejorar y reducir los costos de su producción. Las herramientas están al alcance de todos, son gratuitas, simples y de fácil uso.

La diversidad de software que hay en la Argentina le abre al productor un abanico de posibilidades a la hora de invertir en el negocio agropecuario. Muchos de ellos se pueden bajar a la PC y los hay también para los celulares inteligentes o lo último, como son las tablets.

Su importancia radica en que éstos pueden desde predecir hasta estimar los distintos momentos por donde pasa por ejemplo un cultivo de trigo, a lo largo de su ciclo, llegando hasta el momento de la cosecha. Para ésto toma en cuenta la geografía de los suelos y las estadísticas climáticas. También hay programas para monitorear plagas y enfermedades. Comienzan a diseñarse aplicativos que incentiven la rotación de cultivos.

Pero están aquellos que logran estimar el nivel de riesgo ambiental asociado a los pesticidas usados en un lote agrícola. Para esto hay que agregar una serie de datos necesarios como son: herbicidas, insecticidas y fungicidas, para luego calcular su impacto en el suelo. Hay que recordar que el futuro del agro será exigente. Cuado el producto sea más amigable con el medio ambiente más acceso tendrá a los mercados.

Desde la Facultad de Agronomía de la UBA, Daniel Miralles,  profesor asociado a la Cátedra de Cerealicultura, destacó que se tratan de aplicativos que “permite ponerle números a situación reales con las cuales el productor se enfrenta día a día”.

Mas no sólo hay programas para la actividad agrícola. Los hay también para el sector silvopastoril, frutícola, y hasta el uso eficiente del agua.

En el primer caso, la ayuda se centra en criterios de corta forestal de una manera eficiente en una única recorrida del bosque. En lo referido a las frutas, la calidad de la producción y disminución del impacto ambiental ayudan a obtener productos con un alto grado de inocuidad. Por último, y relacionado al agua, se trata de un software, cuyo uso permite estimar el índice de estrés hídrico del cultivo y conocer la disponibilidad de agua en el suelo.

En ese sentido, el referente de nuevas tecnologías de información y comunicación (NTIC) del INTA, Alejandro Crisafulli, resume lo importante de este tipo de tecnologías. “La necesidad de acceder a información se torna vital para la actividad de una forma constante”, señaló.

En definitiva, la Argentina comienza a equipararse a la alta tecnología que tiene Estados Unidos y Europa. Con diseños sencillos y de fácil acceso, el productor puede correr menos riesgo en su empresa agrícola. Como se dijo antes, se trata de tener toda la mayor información posible para cerrar o esperar una inversión. Una herramienta necesaria que muestra a las claras que la tecnificación poco a poco llega y con más fuerza al campo.

En proceso

Los primeros software que aparecieron en el país sirvieron para interpretar el rendimiento a nivel de cultivo y más asociados a las empresas, luego éstos se fueron trasladando para tomar decisiones a nivel de asesores o técnicos, y más relacionados con la funcionalidad, y desde ahí, poco a poco, pasaron a manos del productor. Sin embargo, en la Argentina su uso va a paso lento. El mayor uso está en manos de los productores más grandes, los pequeños todavía rechazan este tipo de tecnologías. La esperanza radica en los hijos, que hoy usan sus celulares para jugar. En ellos está el poder de romper la barrera de lo cultural y aceptar que los cambios a veces son buenos.

Temas en esta nota

Load More