“Creo que la transgénica es la segunda revolución verde”

Así lo expresó Mark Lynas y profundizó en su rotunda adhesión a los Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

Por |
De izquierda a derecha: Gastón Fernández Palma (Moderador) y Mark Lynas

De izquierda a derecha: Gastón Fernández Palma (Moderador) y Mark Lynas

04deJuliode2014a las10:35

Promediando la jornada de la décima edición del Congreso MAIZAR, se llevó a cabo una de las disertaciones más esperadas: “Prejuicios y Sostenibilidad”. Su expositor, Mark Lynas: activo medioambientalista británico y líder mundial de la promoción de la biotecnología y la tecnología agrícola moderna en países en desarrollo.

A través de una presentación digital, Lynas comentó al público presente su caso particular: “En mis épocas de ambientalista estaba en contra de los transgénicos, creía efectivamente que constituían una amenaza al medio ambiente”, y agregó: “Empecé a cambiar de idea en 2009, y en 2013 decidí aceptarlo públicamente. Varios años después de mis inicios en el activismo ambiental comencé a ver evidencias científicas que demostraban que los transgénicos no producen daño alguno”.

Para reforzar su principal concepto y su fervoroso apoyo a la biotecnología, el ecologista dio a conocer algunas de las campañas que llevan adelante grupos anti transgénicos en el mundo. A este respecto expresó: “Hubo casos de activistas que impulsaban la prohibición de todas las plantas de producción biotecnológica, argumentando que su injerencia producía parálisis, cáncer y hasta podría llevar a la homosexualidad de los niños”, y agregó: “Estos grupos se han transformado en movimientos dedicados exclusivamente a ir en contra de la ciencia. Yo creo que la distinción más importante entre los pro y contras, es que los pro quieren encontrar una solución en todos los problemas y los contra ven problemas en todas las soluciones”.

Para Mark Lynas, “los cultivos transgénicos son prohibidos en muchos países sin tener ninguna evidencia científica. La gente muere de hambre en Zambia por no querer acceder a este tipo de alimentos ya que creen que estos cultivos están matando a los niños”. Este es el fiel reflejo de la falta de información o la generación de información tendenciosa que circula entre los “productores analfabetos de África”.

Por último, y tomando como referencia la perspectiva de un aumento desmedido de la población hacia el 2050, Lynas expuso una serie de modelos diferentes que implican pensar el futuro y sus desafíos de tres maneras distintas. En primer lugar, el ecologista formula el paradigma que apoyan los ambientalistas y que supone “pasar a un planeta totalmente orgánico, alimentando a toda la población con productos de este tipo”. En segundo lugar, Lynas detalla “la agricultura convencional”. Modelo que ha permitido “aumentar la productividad, alimentando a una gran cantidad de personas pero dañando el medio ambiente, debido al derroche de agua y el uso de fertilizantes artificiales”. Y en tercer lugar, describe las principales características de ese modelo que pretende instaurar: “La intensificación sustentable, basado en tecnologías transgénicas que, entre otras cosas, permitiría la reducción del uso de agua y la disminución de pesticidas e insecticidas”, y agregó: “Esta es mi opción preferida. Estaríamos pasando de la era de la química a la era de la biología, de la vida”.

Temas en esta nota