Disminuye la intención de siembra del girasol

A pocas semanas de comenzar la nueva campaña de girasol, el informe de la Bolsa de Cereales anticipa las principales variables que impactan sobre la intención de siembra de esta oleaginosa.

Por
Disminuye la intención de siembra del girasol
16deJuliode2014a las16:53

Finalizado el relevamiento sobre la intención de siembra previo al inicio de campaña, los resultados obtenidos permiten anticipar que la superficie tentativa a ocupar con este cultivo se ubicaría un 5 % por debajo de lo sembrado durante la campaña pasada.

En consecuencia, la primera estimación de siembra de la Bolsa de Cereales es de 1.400.000 hectáreas, cifra que refleja la tercera caída de área consecutiva desde el 2011/12 y se encuentra un -29 % respecto del promedio histórico de los últimos 14 años.

La actual intención de siembra de girasol se encuentra en parte sesgada por los resultados obtenidos durante el ciclo previo, en el cual se registró la producción más baja de las últimas cuatro campañas. De esta forma, durante el ciclo 2013/14 el volumen acumulado se estimó en 2,3 millones de toneladas, lo que reflejó una caída interanual del 30 % en comparación a las 3,3 millones de toneladas recolectadas durante el ciclo 2012/13. Esta merma en la producción es explicada por dos grandes factores; por un lado, la menor área sembrada, y por otro, los malos rindes obtenidos en la mayoría de las zonas girasoleras debido a las malas condiciones hídricas que se produjeron a lo largo del ciclo.

Sin embargo, la merma de superficie estimada en la actualidad, no solo responde a los magros resultados obtenidos durante la campaña 2013/14, sino que también se relaciona con las variables que se desarrollan a continuación.

Sobre gran parte del área agrícola nacional se registran desde óptima a excesiva humedad disponible en el perfil que afecta la recolección de soja, maíz y sorgo, como así también la siembra de los cultivos de invierno. En consecuencia, se ven demoradas las labores de pre-siembra que deberían realizarse actualmente para el girasol.

Asimismo, se destaca que en años húmedos, el girasol es susceptible a enfermedades que causan podredumbres, incrementando el riesgo de pérdidas de área, rinde y de calidad en los granos a cosecha. Este riesgo potencial fue relevado en varias de las diferentes regiones bajo estudio y no solamente se encuentra asociado a la condición hídrica actual, sino también a la probabilidad de registrar un año climático húmedo, del tipo “El Niño”, desde inicios de la primavera.

Por otro lado, es importante destacar que el productor opta por sembrar maíz y soja en años húmedos con el fin de aprovechar esta condición que favorece el desarrollo de estos cultivos.

Por último, otro importante factor es el actual retraso en los arrendamientos, situación que en el corto plazo impacta de forma negativa sobre la decisión de siembra del girasol, ya que es el cultivo de verano que presenta fechas de siembra más tempranas en comparación al maíz y la soja. 

Para ampliar información, acceder al Informe Pre Campaña Girasol 2014/15.

Fuente: Bolsa de Cerales de Buenos Aires

Temas en esta nota