Cooperativas pasan del acopio al molino

Cuatro cooperativas de Santa Fe están finalizando las tareas de puesta punto de sus plantas y dos de ellas prevén comenzar a operar en diciembre.

Por
Cooperativas pasan del acopio al molino
15deAgostode2014a las09:57

"El país tiene que avanzar en la reindustrialización de la producción primaria. Al trigo, como grano, hay que agregarle valor". La frase que expresa el secretario de Agricultura de Santa Fe, Luis Contigiani, comenzó a tomar forma concreta en la provincia a través de un proyecto encarado por el gobierno santafesino, mediante el cual cuatro cooperativas pusieron en marcha la construcción de molinos harineros —algunos en base al cereal fino y otros multicereales— con la idea de avanzar en el valor agregado de la producción, fomentar la siembra de un cultivo que viene relegado y al mismo tiempo, ganar escala de comercialización tanto en el mercado interno como internacional.

Con distintos grados de avance, las cuatro cooperativas están finalizando las tareas de puesta punto de sus plantas y dos de ellas prevén comenzar a operar a partir del mes de diciembre de este año, como es el caso de las de Armstrong y Alcorta y a partir de 2015 las de Barrancas y Berabevú. De las cuatro, tres están encarando un proyecto de molino multicereal, con capacidad para procesar distintos tipos de granos como trigo, maíz, sorgo, garbanzo y centeno. Tal es la situación de las de Armstrong, Alcorta y Barrancas.

Las plantas tendrán una capacidad de procesamiento de entre 45 y 60 toneladas diarias de grano de trigo, lo que equivale a una producción de 4.500 kilos de harina 0000 (90 bolsas) y 29.250 kilos de harina 000 (585 bolsas). También procesarán 50 toneladas diarias de maíz, para producir 30 mil kilos de harina para polenta, y 5 mil de harina fina, que se comercializa en bolsas de 50 kilos. En garbanzo, las plantas podrán moler 45 toneladas por día, produciendo 31.500 kilos de harina de garbanzo.

Por varias razones, el paso de la producción primaria y el acopio a la industrialización, es un salto para la cooperativas. “Quienes apostaron por molinos harineros vieron cambios muy importantes en la rentabilidad, algunos proyectos de este tipo lograron amortizarse sólo en cuatro años”, reveló Seggiaro. En conjunto, los cuatro molinos santafesinos estarían en condiciones de procesar 150 toneladas por día de trigo en una etapa inicial, pero con la intención de seguir diversificando hacia otros productos como las pastas.

El proyecto de los molinos harineros también busca potenciar la siembra de trigo, un cereal que fue perdiendo participación en el esquema agropecuario de la Argentina. Justamente la garantía de asegurarse la demanda del molino, que es parte del mismo esquema cooperativo que integra el productor, permite cerrar la ecuación económica. Para eso, desde las cooperativas trabajan en incentivos hacia el productor a través de bonificaciones en la comercialización de la materia prima, fletes, y brindando servicios. “El hecho de tener demanda garantiza el aumento de la siembra”, dijo Andrenacci de Alcorta y explicó que hasta hace poco tiempo “resultaba muy difícil vender trigo porque no había precio”.

La iniciativa incluye a la Cooperativa Agrícola Ganadera "La Unión", de la localidad de Barrancas; a la Cooperativa Agrícolo Ganadera de Armstrong, la Cooperativa Agropecuaria de Alcorta y a la Cooperativa Agrícola-Ganadera de Berabevú, que en conjunto recibieron aportes no reintegrables por 6,5 millones de pesos de parte del gobierno de Santa Fe, de mano del propio gobernador Antonio Bonfatti y del ministro de Producción, Carlos Fascendini.

Fuente: AgroClave (La Capital)

Temas en esta nota