Rizobacter organizó el Primer Simposio de Inoculantes Larga Vida

El pasado 31 de julio, Rizobacter organizó el ” I Simposio Internacional sobre Inoculantes Larga Vida (LLI). Soluciones Actuales y perspectivas a mediano y largo plazo”.

Por
Rizobacter organizó el Primer Simposio de Inoculantes Larga Vida
22deAgostode2014a las10:05

Compartir saberes, mostrar resultados de investigaciones y analizar las potencialidades de la tecnología de Inoculantes larga vida fueron los objetivos de esta reunión cuyo programa versó sobre los pilares de esta tecnología: la selección de microorganismos y cepas en relación a su capacidad para fijar nitrógeno, las estrategias de protección de las células mediante la utilización de protectores de bacterianos externos y la incorporación de sustancias nuevas que garanticen la supervivencia bacteriana; y los beneficios agronómicos que implica su aplicación.

El evento se llevó a cabo el auditorio de la empresa  y  contó con la participación de importantes disertantes especialistas en microbiología agrícola y  asesores  formadores de opinión de Brasil, Sudáfrica, Paraguay, Uruguay y Estados Unidos.  También asistieron técnicos de diversas regiones productivas de nuestro país y representantes de semilleros. “Recibir gente  de tantos lugares diferentes nos abre la mente, nos da la posibilidad de intercambiar ideas para mejorar nuestro sistema de producción porque nos permite conocer y comprender distintas visiones y conocimientos respecto del manejo agrícola del cultivo de leguminosas, particularmente de soja”, comenta el gerente de Desarrollo de la empresa, Gustavo Gonzalez Anta

Luego de unas palabras de bienvenida por parte del CEO de Rizobacter, Ricardo Yapur, se dio comienzo a este Simposio cuyo planteo consistió en integrar la visión más general de ecología microbiana hasta la más puntual respecto la utilización de  una herramienta que permite mejorar la productividad a nivel de lote, en  todos los aspectos.

Inicialmente, el doctor Luis Wall, investigador del CONICET y docente de la Universidad de Quilmes, abordó la temática de la diversidad microbiana, de la gran cantidad de microorganismos existentes en el suelo y cómo éstos cambian de acuerdo con el suelo y el clima. “Hemos hecho un trabajo en los últimos cinco años con un muestreo para comparar el buen trabajo de la tierra como de la rotación, contra otro sector donde había monocultivo y se hizo un análisis con imágenes para sacar conclusiones de los resultados que surgen y las diferencias entre una y otra tierra. El monocultivo disminuye la diversidad de grupos microbianos porque los  microorganismos se agrupan según tratamiento y manejos de suelo.  Con estos estudios tratamos de encontrar indicadores biológicos para las buenas prácticas que nos permitan tomar decisiones para el mejor manejo de la tierra.”, explicó Wall. .

Luego la doctora Dardanelli, de la Universidad de Río Cuarto, profundizó acerca de los diferentes mecanismos que tienen que ver con asegurar una mejor calidad y supervivencia de los inoculantes larga vida. Por su parte, la ingeniera  Norma González, de INTA Balcarce,  ilustró sobre la importancia de la Fijación Biológica del Nitrógeno. Al referirse a la situación actual, explicó “El productor argentino inocula en una alta proporción la soja , acepta lo que ocurre sin conocer en profundidad ni magnitud lo que ocurre, pero en la última campaña de soja ascendió a 2.16 millones de toneladas de nitrógeno lo que muestra la cantidad de nitrógeno que se necesita para poder producir una tonelada de grano, al saber que son 80 kilos por tonelada, si uno multiplica, se dará cuenta que es necesario manejar la posibilidad de no desgastar el suelo al consumir tanto nitrógeno”.

Posteriormente, Gustavo González Anta detalló acerca de las particularidades y características de la tecnología LLI y de los avances que se han realizado en los últimos tres años y las perspectivas para el futuro. “Hemos logrado desarrollar una tecnología de inoculación que cuya supervivencia microbiana es tan alta que permite tratar las semillas en combinación con productos químicos 120 días antes de la siembra, garantizando un sistema productivo más eficiente y sustentable. Con este inoculante el productor puede ahorrar en tiempo operativo, asegurar la calidad del tratamiento y disminuir la densidad de siembra, al mismo tiempo que mejora la implantación y emergencia del cultivo “.

El inoculante larga vida desarrollado por Rizobacter ha sido, sin dudas, un componente definitivo para el lanzamiento de la semilla LPU (lista para usar) en éste y otros mercados. Su potencial se dimensiona aún más si se tiene en cuenta que, actualmente, en la Argentina el 10 por ciento de la semilla llega al campo tratada profesionalmente (en origen) y que la mayoría de los productores que utilizaron el sistema LPU vuelve a usarlo y en mayor volumen. Su incidencia también es progresiva en países donde la semilla que se comercializa es totalmente fiscalizada.

Para cerrar el ciclo de charlas, Susana Sola, Jefe de Calidad e Investigación de Semillas de Rizobacter, disertó  sobre la importancia de la calidad de las semillas tratadas con productos de origen biológico y químico (terápicos e inoculantes). Según estudios realizados, la calidad de la simiente incide en la disminución de su poder germinativo, siendo el 85 por ciento el estándar de tolerancia aprobado por el INASE para que ingresar al canal comercial.    Finalmente, la ingeniera Sola junto a la bioquímica Cecilia Petit,  Gerente de Fitosanitarios, invitaron a los presentes a una recorrida por el “Seed Care, Centro de entrenamiento para tratamiento de semilla”, una especie laboratorio donde se determinan las dosis y tratamientos que luego serán aplicados comercialmente. 

“El balance de este Simposio ha sido muy positivo, tanto los difusores de opinión, como – nosotros- los generadores de tecnologías y los productores, que son los destinatarios finales, hemos quedado muy conformes”, destacó González Anta. Un evento que ha sido una muestra más de cómo la empresa pergaminense, líder en microbiología agrícola, está decidida a ser más que profeta sólo en su tierra. Y sabe que para lograrlo son indispensable la generación de conocimientos, la inversión en investigación y desarrollo, y el intercambio permanente con todos los actores del sector.

Temas en esta nota