Semana movida para los granos

El viernes pasado se difundió el reporte del USDA, que si bien tuvo un impacto inicial alcista en los precios de Chicago, cerró con bajas importantes.

Por
Soja en CBOT. Semana del 6 al 10 de octubre de 2014.

Soja en CBOT. Semana del 6 al 10 de octubre de 2014.

13deOctubrede2014a las07:41

Durante la primera parte de la semana pasada se vieron subas importantes, relacionadas con demoras en la recolección de Estados Unidos de maíz y soja, clima seco en el norte de Brasil para el arranque de la implantación de soja, y problemas productivos para el trigo sudamericano. Finalmente, el viernes se difundió el reporte del USDA, que si bien tuvo un impacto inicial alcista en los precios de Chicago, cerró con bajas importantes. 

La trilla en Estados Unidos viene demorada por un ritmo de maduración más lento que lo normal, y lluvias intermitentes. El temor es que esto lleve a una caída en rindes. Sin embargo, los reportes que vienen del campo son tan altos, que nos hacen pensar que aun con una reducción en éstos, la productividad sería más elevada de lo que el USDA supone. Además, también empezamos a ver mejora en los pronósticos climáticos, lo que descomprimió el mercado.

El reporte del USDA del viernes mostró un aumento en rindes y producción tanto de maíz como de soja. Sin embargo, el aumento fue menor que lo esperado. De todas maneras, los operadores consideran que no se habría terminado de introducir en las proyecciones oficiales lo que está ocurriendo con los rindes. Es importante remarcar que en la operatoria considerada hubo mucho de condicionamiento técnico.

La semana pasada se forjaron pisos, que impulsaron subas en el arranque de ésta. El rebote del viernes dejó los precios por encima de los pisos previos, lo cual es una buena señal. De sostenerse ahora este piso mayor que el anterior, podríamos estar frente a una reversión alcista.

En el frente local, esta semana tuvimos nuevas lluvias. Mientras que en algunas zonas aportaron humedad pensando en la siembra de maíz y soja, en el centro y sur de Buenos Aires generan preocupación en cuanto a los problemas de calidad y de rinde que podrían ocasionar en trigo.

Desde el punto de vista político, el sector vuelve a ser foco del apetito del Gobierno en cuanto al ingreso de divisas. Éste pretende que se liquiden de aquí a fin de año unos 6.000 millones de dólares. Las empresas exportadoras agrupadas en CIARA no lograron encontrar un punto común en cuanto a la posibilidad de anticipar divisas.

Un coletazo de esto es que se esté hablando de otorgar un millón de toneladas de ROE de trigo viejo, unos 2 millones de toneladas de nuevo y unos 3 millones de toneladas de maíz. La percepción en el mercado es que esos tonelajes están disponibles para exportar, y que autorizando la negociación, ingresarían divisas rápidamente. 

Pero por otro lado, esto llevó a un nuevo embate del Gobierno hacia los productores para que vendan granos. De hecho, el jefe de Gabinete de Ministros destacó que con una cosecha más grande que el año pasado, hay menos ventas, aun cuando los precios vienen en baja. Desde su punto de vista, estas decisiones que entran en la esfera privada desestabilizan al Gobierno.

No está claro qué tipo de políticas podrían implementarse para que los productores vendan. De hecho, se reportaron roturas de bolsas en el sur del país. Fuentes periodísticas indicaron que no se volvería a una junta nacional de granos, pero que hay proyectos para que el Gobierno instituya un organismo que compre granos como una exportadora más, aunque con herramientas privilegiadas. El temor que generan estos proyectos es que se incorporan más regulaciones para solucionar un problema originado justamente en el exceso de regulaciones.

Fuente: Ambito Financiero Autor: Dante Romano (Profesor e investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.)

Temas en esta nota