La línea del tiempo del monitoreo de granos

A medida que la tecnología del silo bolsa fue evolucionando, lo mismo hicieron las modalidades de monitoreo. En el marco del I Congreso Internacional de Silo Bolsa, Leandro Cardoso, realiza un detallado análisis del pasado y el presente de estas técnicas.

Por |
Leandro Cardoso sobre "Monitoreo de silo bolsas, evolución y perspectivas" en el I Congreso Internacional de Silo Bolsa

Leandro Cardoso sobre "Monitoreo de silo bolsas, evolución y perspectivas" en el I Congreso Internacional de Silo Bolsa

14deOctubrede2014a las18:14

“Empezamos a analizar los modos de monitoreo de granos desde el comienzo de la bolsa hasta la actualidad. El monitoreo implica dos aspectos: la integridad física de la bolsa, por un lado y el grano, por el otro”, explicó Leandro Cardoso, referente de INTA Balcarce en una entrevista exclusiva con fyo, en el marco del I Congreso Internacional de Silo Bolsa, y dividió en tres las metodologías utilizadas a lo largo del tiempo.

Una de las primeras técnicas consistió en el tradicional “Calado Hondo”: “A través de esta metodología, se extraían muestras de diferentes puntos de la bolsa y se conseguía un reflejo de cómo se comportaba la mercadería y cómo iba evolucionando. Pero con el tiempo, cuando fue aumentando la cantidad de bolsas, hubo limitantes operativas”, manifestó Cardoso en diálogo con fyo, y agregó: “Una bolsa tiene 60 metros de largo y con este método se tenían que extraer muchas muestras por bolsa, perforando varias veces la superficie del silo bolsa. De hecho, había ciertas zonas donde el calador no llegaba. De esta manera, no sólo demostraba limitantes de tiempo sino también, se abordaba a un diagnóstico erróneo por sólo analizar pequeñas muestras”.

Dadas estas complicaciones evidentes, el paso del tiempo y las mayores demandas de los productores incentivaron a la adopción de una nueva técnica: “Se empezaron a evaluar alternativas y se comenzó a trabajar con la temperatura, el diagnóstico por excelencia en los silos y las celdas, a través de la cual se generan focos de temperatura donde el grano muestra algún inconveniente”. No obstante, Cardoso explicó que su adaptación en el monitoreo de los silo bolsas no fue tan efectiva dado que “en estos casos la temperatura se dispersa a lo largo de las toneladas de granos que se encuentran esparcidas por el territorio y no puede detectarse el foco puntual”.

De esta manera, “arribamos al método de análisis por Dióxido de Carbono (CO2). En conjunto, el INTA y las empresas privadas, promovemos esta técnica que se está adecuando a la tecnología del silo bolsa en sí, una tecnología hermética, muy extensa y que requiere mucha rapidez operativa”, explicó Cardoso y agregó: “Este es el método que más ha prosperado y por medio de él podemos detectar y tratar cualquier inconveniente en cualquier parte de la bolsa”.

Sea cual fuera la metodología utilizada, es de fundamental importancia que productores y acopiadores tomen conciencia de la necesidad que implica el monitoreo tanto de la bolsa como de los granos que ella contiene. En palabras del propio Cardoso: “La bolsa es un material cuasi delicado que está expuesto a las inclemencias del ambiente, como la caída de granizo o la ruptura por parte de animales. No obstante, por más que la bolsa esté en buen estado, hay procesos de deterioro que pueden darse en su interior si llenamos la bolsa con grano que total o parcialmente esté en condiciones no seguras. Para esto sirve el sistema de monitoreo, para que podamos controlar y tomar decisiones”.

El I Congreso Internacional de Silo Bolsa se realizó del 13 al 16 de Octubre en la ciudad de Mar del Plata, organizado por INTA, y contó con la presencia de una gran cantidad de participantes nacionales y extranjeros.

Temas en esta nota