La sequía se convierte en un tema vital en la campaña electoral brasileña

La peor sequía en 80 años ha provocado escasez de agua para alrededor de 13 millones de personas en el estado más poblado de Brasil.

Por
La sequía se convierte en un tema vital en la campaña electoral brasileña
21deOctubrede2014a las11:51

La peor sequía en 80 años ha provocado escasez de agua para alrededor de 13 millones de personas en el estado más poblado de Brasil y amenaza a los negocios en una zona que es el motor del crecimiento económico del país.

La situación también se ha convertido en tema de campaña de las elecciones presidenciales del domingo, a medida que los bandos políticos rivales se pelean sobre quién es responsable de la crisis de agua en la ciudad más grande de Sudamérica.

A través de su cuenta en Twitter, la presidenta Dilma Rousseff acusó a su rival del Partido de la Social Democracia Brasileña por una falta de inversión que ha “condenado a São Paulo a su peor crisis de suministro de agua de su historia”.

La semana pasada, una alta funcionaria de los servicios de agua dijo que el principal emblase que abastece a São Paulo podría secarse el próximo mes. Luego se retractó rápidamente después de que el gobernador del estado, un aliado clave del candidato presidencial opositor Aécio Neves, dijo que había suficiente agua hasta principios del próximo año.

La capacidad del embalse, conocido como Cantareira, se ha reducido a alrededor de 4%, su menor nivel registrado. Recortes en el suministro de agua que duran desde algunas horas hasta varios días afectan a millones de personas en la zona metropolitana. Imágenes de grifos secos, largas filas frente a camiones cisterna y protestas de ciudadanos molestos acaparan las noticias todos los días.

Lucy de Oliveira, residente de São Paulo, no ha tenido agua potable en su casa por las noches en las últimas dos semanas. Está comprando agua embotellada para cocinar y le preocupa el tema sanitario. “Las personas no pueden limpiar las aceras y las calles, y ahora hay un mal olor por los perros”, dijo Oliveira, de 40 años. “He vivido en São Paulo por 25 años y nunca he visto esto antes”.

El costo económico se eleva. El clima seco ha dañado las cosechas de café y caña de azúcar del estado, donde residen 44 millones de personas. Se han producido incendios forestales en las montañas del norte de la ciudad. Cursos de agua exhaustos han obligado a los productores de granos a transportar sus productos por camión en lugar de barcazas, lo que eleva los costos.

Empresas alrededor de São Paulo luchan por agua para mantener sus operaciones activas en un estado que es responsable por un tercio del Producto Interno Bruto del país.

En Guarulhos, una ciudad de clase trabajadora en el noreste de São Paulo, las autoridades han implementado recortes de agua rotativos de 24 horas para la mayoría de los residentes y negocios. Mauricio Colin, propietario de Daicast, una fábrica de autopartes, dice que ahora está llevando agua en camión hasta sus instalaciones para reabastecer los tanques de almacenamiento que enfrían las máquinas de fundición de aluminio.

“Si el agua se detiene, la fábrica se detiene”, dice.

El gigante brasileño de carnes JBS suspendió este mes de manera indefinida las operaciones de su planta en Barretos tras un pedido de la autoridad local de agua, que se ha visto obligada a implementar una rotación del suministro, dijo un vocero de la empresa de servicios. La fábrica, ubicada alrededor de 425 kilómetros al noroeste São Paulo, dará vacaciones forzadas a cerca de 1.600 trabajadores, dijo un representante del sindicato. JBS declinó comentar.

El racionamiento del agua no se ha impuesto de manera oficial a los residentes de la ciudad de São Paulo. La mitad de los entrevistados en una encuesta de la firma de investigación Ibope dijo que el suministro en sus hogares se había sido interrumpido al menos una vez desde junio. Muchos se quejan del racionamiento de facto, que deja secos los grifos en las noches o reduce la presión del agua al mínimo.

La autoridad local de agua, una entidad público-privada conocida como Sabesp, que suministra a 364 municipalidades en el estado, niega que esté racionando el agua, y culpa a “reparaciones programadas o de emergencia” por los recortes en el suministro, según un comunicado. La agencia hace poco dejó de actualizar los niveles de agua de Cantareira en su sitio web y no ha querido dar estimados de cuántos de sus clientes se han visto afectados.

La prensa local ha recurrido a la recolección de información grupal y estima que cerca de 30% de los residentes del estado han sido afectados.

Temas en esta nota