Maíz: consejos para realizar una buena siembra

Entre otra cosas, Daniel Gamboa, de Eeaoc destaca que el hecho de tener un campo "barbechado" ayudará a mantener la humedad del suelo.

Por
Maíz: consejos para realizar una buena siembra
22deNoviembrede2014a las04:01

Los barbechos deben ser preferiblemente largos y que los campos estén barbechados al menos unos 15 días antes de la siembra, con el objeto de llegar en condiciones ideales de agua y sin malezas, comentó Daniel Gamboa (Eeaoc) en diálogo con LA GACETA Rural.

Son varias las posibilidades para elegir

“Hay muchas fórmulas y los especialistas pueden asesorar sobre el uso de pre-emergentes, desecantes y productos que permitan llegar a un maíz en buenas condiciones”, aporta.

La fecha se siembra se halla a cómo se presentan las lluvias: “Suponiendo lluvias generosas al principio, debemos sembrar pensando en qué le ocurrirá al cereal en el período crítico en cada lote”. 

A modo de ejemplo, dijo que si tenemos una zona donde llueve mejor en febrero, acomodaremos la fecha de floración del maíz a la mejor humedad posible. La tecnología está disponible, pero tiene distintos precios y cada productor hará la elección de acuerdo a su bolsillo”.

A trabajar contra los ‘yuyos’ resistentes

Respecto de las “malezas resistentes”, insiste Gamboa en que debe hacerse “todo el esfuerzo posible” por sembrar el cereal con el mejor apoyo tecnológico, porque si bien hay híbridos de gran rendimiento, a la tecnología hay que acompañarla. A veces lleva muy poco tiempo desestabilizar un sistema, y en cambio implica mucho tiempo volver a estabilizarlo”.

Según el profesional, el hecho de estar en una zona con alta variabilidad climática, “obliga a hacer las cosas muy bien, para que esas variaciones no se transmitan al rendimiento. Producir en el norte del país implica, además, otro tipo de problemas, como el flete." señaló.

Al tiempo que destacó: "Hay que trabajar para ver cómo podemos transformar el grano en origen y desarrollar otras actividades pecuarias que nos aportarían valor”.

¿Qué densidad sugieren para el maíz?

La densidad de siembra en maíz, según Daniel Gamboa, tiene mucho que ver con el acompañamiento al cultivo: si se cuenta con alta tecnología, se fertiliza y hay lluvias, puede trabajarse con densidades más altas.

La Eeaoc recomienda entre 50.000 y 55.000 plantas; entre 55.000 y un poco más, para los más pequeños y para templados; y para tropicales, entre 45.000 y 50.000 plantas. Más prudentes hay que ser en aquellas zonas con posibilidades de sequía o sin tecnología de punta.

Si bien la densidad es importante, cuando “sospechamos años con mucha variabilidad hay que ser prudentes en la distribución de las plantas y la calidad de la siembra”, concepto que implica colocar las plantas equidistantes, evitar los dobles golpes y trabajar con semilla de calidad”.

A controlar el maíz desde temprano

Hay que controlar el maíz desde temprano y “si se lo observa parejo y bien distribuido, el rendimiento final mejora”; y “ocurre al revés si vemos que una planta no está bien espaciada de la otra, que hubo doble golpe o que la siembra se hizo de manera despareja”.

Sobre los productos curasemillas, opina que la gran mayoría funciona muy bien. “En el caso del maíz, la semilla, por lo general, viene curada, aunque no todas con insecticidas.

Cuando la planta es muy pequeña hay que protegerla para evitar perderlas si bajamos la densidad, porque la plaga es despareja en el modo de atacar y puede generar espacios en el lote. Sobre todo, hay que usar insecticidas en lotes con antecedentes de problemas serios de plagas”.

La rentabilidad atenta contra las rotaciones

Con respeto a las rotaciones, hemos visto que los mejores resultados se dan cuando son del 50%; pero la cuestión está sujeta a la rentabilidad de los cultivos. Hay casos -como ocurre este año- en los que decididamente no puede llegarse a ese porcentaje”. Los eventos biotecnológicos son necesarios, sobre todo “triple apilados”, “HX” y “Bt”.

Hay una oferta importante de ellos, porque tenemos una importante presión de plagas. Algunos de los nuevos, como el “triple apilado”, han demostrado proteger muy bien las espigas y mejorar, de esa manera, la calidad de los granos.

“La tecnología está y funciona, pero hay una relación directa entre los eventos nuevos y el precio de la bolsa”, elemento que habrá que evaluar para optar por lo más necesario y prioritario.

Fuente: LA GACETA Rural 

Temas en esta nota