Tercerización de actividades en la actividad rural

Desde el Departamento Técnico Legal Laboral de Arizmendi detallan los aspectos laborales en relación a la tercerización de actividades.

Por
Tercerización de actividades en la actividad rural
03deDiciembrede2014a las16:57

El Art. 12 del RTA dispone “. - Contratación, subcontratación y cesión. Solidaridad. Quienes contraten o subcontraten con terceros la realización de trabajos o servicios propios de actividades agrarias, o cedan, total o parcialmente, a terceros el establecimiento o explotación que se encontrare a su nombre, para la realización de dichas actividades, que hagan a su actividad principal o accesoria, deberán exigir de aquellos el adecuado cumplimiento de las normas relativas al trabajo y de las obligaciones derivadas de los sistemas de la seguridad social, siendo en todos los casos solidariamente responsables de las obligaciones emergentes de la relación laboral y de su extinción, cualquiera sea el acto o estipulación que al efecto hayan concertado.

Cuando se contraten o subcontraten, cualquiera sea el acto que le dé origen, obras, trabajo o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, y dentro de su ámbito, se considerará en todos los casos que la relación de trabajo del personal afectado a tal contratación o subcontratación está constituida con el principal.

La solidaridad establecida en el primer párrafo tendrá efecto aún cuando el trabajador demande directamente al principal sin accionar contra el contratista, subcontratista o cesionario.

No resultará de aplicación el presente artículo a aquellos propietarios que den en arrendamiento tierras de su titularidad que no constituyan establecimientos o explotaciones productivas, en los términos del artículo 5º de la presente ley”.

Desde Arizmendi,  el Dr. Julio M. Mirasson, informa que corresponde distinguir las siguientes situaciones:

  • La cesión del establecimiento y la contratación de servicios o trabajos propios de la actividad agraria, sea principal o accesoria.

El primer párrafo del Art. 12 se refiere a quien contrata o subcontrata trabajos o servicios “propios de actividades agrarias” o cede total o parcialmente el establecimiento de su titularidad  “para la realización de tales actividades que hagan a su actividad principal o accesoria”.

En el caso, que el empleador principal (es decir quien contrata o subcontrata a terceros las tareas descriptas o el titular del establecimiento que lo cede para realizarlas) está obligado a exigir de cesionarios y contratistas el cumplimiento de sus obligaciones laborales y con el Sistema de la Seguridad Social.

Sin perjuicio de esa obligación, será responsable solidario por los incumplimientos en que incurrieran los últimos respecto de las obligaciones emergentes de las relaciones laborales con el personal que tuvieran a sus órdenes. Es importante esta aclaración porque la responsabilidad del principal por tales incumplimientos es objetiva: es decir, no se lo exime de aquella aunque demuestre que exigió a los cesionarios o subcontratistas el cumplimiento de sus obligaciones.

En este caso, el párrafo 4º del Art. 12 permite al trabajador demandar directamente al principal sin accionar contra el contratista, subcontratista o cesionario, siguiendo el criterio fijado por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo en el fallo plenario No. 309 del 3/2/2006 dictado en los autos “RAMIREZ, María Isidora c/ RUSSO COMUNICACIONES E INSUMOS y OTRO s/ Despido”, que resolvió que es aplicable a la solidaridad del Art. 30 de la LCT lo previsto en el Art. 705 párrafo 1º del Código Civil que dice textualmente: “El acreedor, o cada acreedor, o los acreedores juntos pueden exigir el pago de la deuda por entero contra todos los deudores solidarios, juntamente, o contra cualquiera de ellos”.

  • La contratación de obras, trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento.

El párrafo 2º del Art. 12 de la ley 26.727 regula un supuesto distinto. En este caso, se refiere a las “obras, trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento”.

En este caso, la consecuencia es drástica ya que “se considerará en todos los casos que la relación de trabajo del personal afectado a tal contratación o subcontratación está constituida con el principal”. Siempre la intermediación del subcontratista del principal, en este caso, es considerada viciosa, innecesaria y, en consecuencia, se la suprime, imputando el carácter de empleador directo al principal.

  • Inaplicabilidad del régimen de solidaridad.

El último párrafo del Art. 12 del RTA establece que no será aplicable la solidaridad por créditos laborales a que nos hemos referido en el punto 1) de este trabajo al propietario que dé en arrendamiento tierras de su titularidad que no constituyan establecimientos o explotaciones productivas en los términos del artículo 5º del RTA.

Concluye el especialista de Arizmendi que no será responsable solidariamente por los eventuales incumplimientos a la legislación laboral o de la Seguridad Social el titular de un establecimiento o explotación destinada a la actividad agraria.

Temas en esta nota