Farmers retienen granos para generar presión sobre los precios

Los agricultores en Estados Unidos pueden más que nunca retener su propio maíz y soja. La estrategia colectiva ha dado resultados desde septiembre.

Por
Fuente: WSJ

Fuente: WSJ

05deDiciembrede2014a las10:55

Darrel Gingerich es uno de los muchos agricultores de la región centro-norte de Estados Unidos que decidieron almacenar sus cosechas al observar a mediados de año un descenso de los precios. “No vendí más de lo que necesitábamos para cubrir nuestros costos este año”, dice el agricultor de 53 años.

La estrategia colectiva ha dado resultados a los agricultores y desde septiembre ha contribuido a un aumento de 15% en los futuros de maíz y de 10% en los contratos de soja, que también es producto de una cosecha lenta en EE.UU. y alzas en otros mercados agrícolas.

El avance del precio del maíz en octubre y noviembre, el período de cosecha en EE.UU., fue el mayor para ese lapso en ocho años y el segundo mayor en más de tres décadas, mientras que el incremento de la soja fue el mayor en cinco años.

Farmers tienen margen para retener granos

Como tienen tanto efectivo tras cosechas récord y precios sólidos en los años previos, los agricultores pueden más que nunca retener su propio maíz y soja, lo que obliga a los procesadores de granos y a los productores de alimentos a pagar más para lograr que los granjeros vendan sus cultivos.

“Los agricultores ejercen un mayor control (sobre los precios de los granos y las oleaginosas) que antes”, dicen desde una firma de corretaje de commodities de Chicago. “Los agricultores pueden crear una escasez en momentos de abundancia con sólo negarse a vender”.

En tanto, algunos analistas prevén que el alza de los precios de los cultivos pierda fuerza, al señalar que los agricultores no pueden almacenar el maíz para siempre, dadas sus demandas financieras

Situación beneficiosa para productores brasileros

La retracción de los cultivadores de maíz en EE.UU. ha resultado beneficiosa para los agricultores en Brasil. Además de un alza ligera de los precios internos, las exportaciones del grano se aceleraron, ocupando el vacío dejado por los productores estadounidenses.

“En noviembre, las exportaciones de maíz de Brasil llegaron a 1,6 millones de toneladas. Nuestra estimación más optimista era de 900.000 toneladas “, dice Nery Ribas, director técnico de la Asociación de Productores de Soja y Maíz del estado de Mato Grosso.

Según Ribas, después de guardar la cosecha en busca de mejores precios, los productores comenzaron a vender recientemente. La asociación estima que 25% de las 75 millones de toneladas de maíz cosechado esta temporada aún están en manos de los agricultores, frente a un volumen guardado de 60% hace unos meses.

A diferencia de EE.UU., Brasil no tiene suficientes silos. Según un estudio reciente realizado por Carlos Cogo Consultoria Agropecuária, el déficit de almacenamiento en Brasil alcanza 20% de la producción de granos.

Fuente: The Wall Street Journal

Temas en esta nota