8 consejos para combatir la bolillera

Combatiendo a la bolillera, un duro enemigo. El INTA Pergamino difundió 8 consejos para enfrentar una plaga que puede causar fuertes pérdidas.

Por
Monitoreo. Para determinar la incidencia de la plaga dentro del cultivo hay que abrir los brotes de soja y verificar la presencia de larvas. Para realizarlo se toman diez plantas al azar dentro del lote y se establece el porcentaje de plantas con larvas.

Monitoreo. Para determinar la incidencia de la plaga dentro del cultivo hay que abrir los brotes de soja y verificar la presencia de larvas. Para realizarlo se toman diez plantas al azar dentro del lote y se establece el porcentaje de plantas con larvas.

24deDiciembrede2014a las20:55

Luego del comienzo de la siembra de la soja de segunda, es importante ir pensando en la isoca bolillera, una plaga que en los últimos años causó importantes daños en este cultivo y que en esta campaña ya atacó a la soja de primera fecha de siembra.

En plena zona sojera, donde esta plaga impacta significativamente, el INTA Pergamino brindó recomendaciones “paso a paso” para el manejo del tema. Nicolás Iannone, especialista en zoología agrícola de esa entidad, confeccionó “Ocho mandamientos” -tal como los denominó- para el manejo de este lepidóptero.

Ocho pasos clave

Entonces, los ocho pasos clave para controlar a la bolillera son:

  1. Observar los brotes terminales de soja. Un ligero plegado indica presencia de larvas de bolillera.
  2. Abrir brotes plegados y verificar la presencia de larvas. Tomar 10 plantas al azar (no contiguas) en 4 zonas del lote, y determinar el porcentaje de plantas con larvas.
  3. Detectar presencia, o no, de huevos. Se ven a simple vista. Son blanquecinos, individuales y en brotes terminales de las plantas de soja.
  4. Si hay camada de huevos no apurarse a tomar decisiones de control, siempre que no haya cortes de brotes y tallitos tiernos. Los tratamientos sobre huevos recién colocados es probable que requieran de otra aplicación a los 8-15 días, debido a una nueva tanda de larvas producto de la eclosión de los mismos.
  5. El control de larvas de bolillera no expuestas (ubicadas dentro de los folíolos) deberá basarse en el uso de insecticidas que tengan acción translaminar, o bien sistémica.
  6. Si la soja está muy chica (V2-V3), tener en cuenta que, independientemente del insecticida seleccionado, la residualidad será exigua, o mucho menor a la esperada.
  7. Si la soja tiene un desarrollo mayor, posterior a V3, conviene usar insecticidas de largo poder residual y protectores de la fauna benéfica.
  8. En aplicaciones terrestres, lo anterior significa “gotas chicas y protegidas”, mediante agregado de adyuvantes que permitan lograr buena cobertura del producto.

En la región pampeana este insecto puede presentar entre 3 y 5 generaciones anuales. La primera generación se desarrolla fundamentalmente en arveja, garbanzo, vicia, alfalfa u otras hospederas y las posteriores en la soja, indicó el informe del especialista.

¡Qué bicho!. En tratamientos terrestres es aconsejable aplicar gotas chicas y protegidas que permitan buena cobertura.

En los estados tempranos de la implantación de soja es posible observar daños que suelen ser leves, producto de la escasa capacidad de ingesta que tienen las larvas recién nacidas. Respecto al control, Iannone sugirió que debiera demorarse hasta el momento del nacimiento de la mayoría de los huevos.

Consejos para la aplicación de insecticidas

El especialista aconsejó usar insecticidas que tengan bajo o mínimo impacto sobre la fauna benéfica, porque los enemigos naturales de esta plaga constituyen una “herramienta gratuita” de la cual se necesita imperiosamente disponer, a fin de no dejar librado el agroecosistema a la repetición de situaciones como las experimentadas en recientes campañas.

En el caso de las larvas de bolillera que se encuentren “dentro” de los brotes de la soja, no se dispone de una gran cantidad de alternativas de control, y una de las opciones es la aplicación de insecticida sistémico o que tenga acción translaminar, explicó el experto del INTA Pergamino.

Para el control de la larva dentro del brote, los insecticidas disponibles en el mercado tienen alto impacto sobre la fauna benéfica, a excepción de las diamidas antranílicas, productos de última generación, con potencial residual y que también presentan acción translaminar. Por otra parte, su uso podría ser recomendable fundamentalmente a partir del estado V4 en adelante, a fin de no resignar el potencial de larga residualidad del producto.

La soja de segunda es una “segunda” oportunidad para un eficaz manejo de la oruga bolillera. A no descuidarse, ya que la plaga avanza rápido e impacta “a lo grande”.

Temas en esta nota

Seguí leyendo