Buenos augurios para el trigo en Uruguay

El trigo podría encontrar en 2015 un mejor escenario de valores, luego de haber vivido un año complicado en 2014, principalmente para la próxima siembra y la futura cosecha.

Por |
Después de una campaña algo complicada, se pronostica un buen escenario futuro para el trigo

Después de una campaña algo complicada, se pronostica un buen escenario futuro para el trigo

03deEnerode2015a las06:40

La baja de los precios internacionales para el cereal se sumó en Uruguay a un exceso hídrico que complicó bastante la calidad de la producción, dejando muchos cultivos por el camino que pasaron a formar parte de las raciones para el ganado. En otros casos, la calidad fue tan mala, que los productores decidieron quemarlos con glifosato -el herbicida más usado en el sistema de siembra directa- y plantar encima una soja de segunda.

Escenario 2015

Mercado local

Los pronósticos para 2015 parecen estarle dando la revancha a los agricultores. Es más, en los últimos meses de 2014 los precios del trigo se vinieron tonificando bastante.

"Los valores del trigo en la región continúan firmes y eso se refleja en el mercado local, principalmente en lo que son trigos con aptitud panadera que son muy pocos", aseguró a El País Fernando Villamil, operador de la empresa Agrosur.

La escasez de ese tipo de trigo se está reflejando en los precios. "La molinería está pagando a niveles de US$ 230 por tonelada al productor en forma directa y con ese valor compite con la posible exportación", explicó Villamil.

Mercado internacional

En el mercado internacional también hay signos de firmeza, pero Rusia anunció una serie de medidas que repercutieron inmediatamente en el mercado.

Entre esas medidas se incluyó ponerle un impuesto a la exportación de cereales y la primera reacción del mercado "fue un poco bajista, porque hay expectativa de que cancelara exportaciones. Sin embargo, en el corto plazo o el mediano, el mercado es alcista igual, porque es una posible restricción al posible saldo exportable que tenga Rusia", explicó el principal de Agrosur.

¿Cómo repercute sobre el productor?

Ahora, cómo podría repercutir en el ánimo del productor ese panorama alentador que se plantea a largo plazo todavía es difícil de estimar.

Es probable que se registre un aumento del área en la próxima zafra de cultivos de invierno. "El problema es que el traspié que tuvo el productor no fue solo el precio, sino que también fue productivo, porque hubo serios problemas de rendimiento y de calidad, que sumados a la caída de valores, desmotivaron bastante", agregó el operador.

También es cierto que, el hecho de hacer agricultura de secano basada en la soja, hace que el trigo sea el cultivo de invierno que mejor encaje en las rotaciones agrícolas y tampoco el agricultor tiene mayores alternativas.

Exportaciones

La Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa/MGAP) previó la producción de trigo para 2014 en 2,06 millones de toneladas, cifra que marca un aumento de 75% respecto a la zafra 2012/13, explicada en un aumento del área y la productividad del cultivo. El rendimiento promedio fue de 3.317 kilos por hectárea, pero el año previo apenas se habían alcanzado los 2.200 kilos por hectárea.

Según Opypa, el mayor volumen cosechado permitió un aumento de las exportaciones de la cadena triguera durante el último año. En el período noviembre 2013/octubre 2014 las exportaciones alcanzaron 1,43 millones de toneladas, un aumento de 76% respecto del volumen en los doce meses previos. Pero por otro lado, las exportaciones mantuvieron un ritmo más normal y no se concentraron durante el primer cuatrimestre como en el ciclo anterior.

En el período citado, las exportaciones de la cadena triguera llegaron a US$ 424,5 millones, mostrando un crecimiento de 63% frente a los US$ 260 millones del período anterior. El precio promedio de las exportaciones alcanzó US$ 298 por tonelada FOB; hubo una baja de 7% respecto a los US$ 321 por tonelada del año anterior. El destino más importante fue Brasil que acaparó el 71% del volumen exportado, cuando en los últimos dos años había representado el 57% y 32%.

Por otro lado, según Opypa, las exportaciones de harina de trigo insumieron 37.000 toneladas —equivalen a 53.000 toneladas de grano—, volumen que resulta 39.000 toneladas de harina menos que se exportó en el año previo. La exportación de harina generó US$ 18 millones -según información de Aduanas-, cifra muy similar al año anterior. El precio promedio de la harina exportada fue de US$ 478 por tonelada FOB, valor 18% inferior a los US$ 521 del año previo. Las importaciones fueron escasas y llegaron a 2.600 toneladas base grano.

Pocos negocios se hacen con soja

En los últimos días hubo muy pocos negocios con soja por falta de oferta. "Los productores no están fijando precios para la futura cosecha", explicó Villamil a El País, marcando la diferencia con la zafra anterior donde se había vendido mucha soja anticipada.

Actualmente están finalizando las siembras, principalmente las de soja de segunda y consolidaría un área muy cercana a 1,5 millones de hectáreas.

"Los precios que hoy se están reflejando en el mercado son valores que estaban por debajo de las expectativas del productor en el momento que siguió la siembra y hoy estaría demandando un nivel de rendimiento muy alto para que los números cierren positivos", estimó Villamil. Esto hace que las ventas sean muy escasas y el productor, seguramente, va a esperar hasta el momento de la cosecha para vender. "Para adelante no hay muchas expectativas de recuperación de precios para soja, por lo menos así se plantea para el primer semestre del año", aseguró el operador de Agrosur.

Temas en esta nota