Alerta en Chaco por plaga que destruye al cultivo de algodón

Es conocida en Estados Unidos como la “plaga del billón de dólares” por los daños que puede causar a la producción algodonera.

Por
Según el SENASA, el picudo del algodonero (Anthonomus grandis boheman) está presente en los Estados Unidos desde hace 100 años.

Según el SENASA, el picudo del algodonero (Anthonomus grandis boheman) está presente en los Estados Unidos desde hace 100 años.

12deEnerode2015a las08:19

El Gobierno de Chaco pidió a los agricultores de algodón ser rigurosos en la aplicación de las medidas para combatir el picudo del algodonero, la plaga más destructiva de ese cultivo.

La exhortación de las autoridades chaqueñas se produjo poco después de que el SENASA, en el marco de un plan nacional de erradicación, actualizara el mapa de dispersión de este insecto exótico del tamaño de una mosca que no tiene enemigos naturales en la región.

El subsecretario provincial de Agricultura, Pablo Baluk, ilustró sobre la seriedad del problema, al comentar lo ocurrido en Brasil: "En zonas rurales del estado de San Pablo hacia el sur no se le prestó atención a la plaga, desapareció el cultivo y no todos los agricultores pudieron iniciar otros emprendimientos. Hoy hacen algodón grandes empresas, un grupo de pocos productores y sólo en la región del Amazonas", refirió.

"Todos sabemos que en el Chaco los agricultores que hacen algodón son más medianos que pequeños y grandes. Eso es lo que nosotros estamos defendiendo. Queremos evitar la experiencia de Brasil, de no poder controlar (la plaga) y cambiar por otro cultivo", remarcó.

Según el SENASA, el picudo del algodonero (Anthonomus grandis boheman) está presente en los Estados Unidos desde hace 100 años. Allí se lo conoce como "la plaga del billón de dólares" por los daños graves que puede causar a la producción algodonera.

En la Argentina, donde se lo declaró plaga del agro en 1993, para graduar las medidas de control y erradicación, el SENASA acaba de declarar áreas bajo cuarentena a amplias zonas de Chaco y Formosa, algunos departamentos de Corrientes y uno del norte de Santa Fe. Asimismo, dictaminó baja prevalencia de la plaga en algunos distritos de esas provincias y declaró libre de ella a Salta, Entre Ríos, Córdoba y a algunos departamentos santiagueños.

Según el protocolo del SENASA, deben colocarse trampas con feromonas, que atraen al insecto, en los bordes de los lotes cultivados para detectar y medir su presencia, y también aplicar insecticidas, según explicó el subsecretario Baluk.

Según el Ministerio de Producción del Chaco, en la campaña agrícola 2013/2014 se sembraron 320.000 hectáreas de algodón en las que se obtuvo un rinde promedio de 1.431 kilos por hectárea, un 19,25% más que lo registrado en el período anterior.

El Chaco exhibe el 42% del área sembrada con esta textil. Le siguen en importancia Santiago del Estero (28%), Santa Fe (23%), Formosa (4%), Salta (1%), aproximadamente, y en menor escala Corrientes, San Luis, Catamarca, Entre Ríos y Córdoba.

En Santa Fe, en esta campaña se sembraron unas 100.000 hectáreas, según datos preliminares de la Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera (APPA), todas en la zona norte de la provincia.

Temas en esta nota

Seguí leyendo