Grandes excedentes deprimen el precio del vino

Las dificultades para exportar obligan a orientar casi toda la producción al mercado interno, que se encuentra saturado.

Por
En los últimos cuatro años, el precio de la uva recibido por el productor ha subido entre un 10 y un 15 por ciento, mientras que los costos se incrementaron un 80 por ciento

En los últimos cuatro años, el precio de la uva recibido por el productor ha subido entre un 10 y un 15 por ciento, mientras que los costos se incrementaron un 80 por ciento

14deEnerode2015a las16:03

La situación de la vitivinicultura se agrava día a día. En los últimos cuatro años, el precio de la uva recibido por el productor ha subido entre un 10 y un 15 por ciento, mientras que los costos se incrementaron un 80 por ciento en promedio. Las empresas trabajan a pérdida, y las que tienen la posibilidad de financiarse siguen en actividad en “modo de subsistencia”, como para poder llegar vivas y con capacidad de reacción al momento en que las variables económicas vuelvan a hacer rentable el negocio.

En este contexto, muchas unidades de negocio deciden acotar la producción a una superficie menor y reducir costos, pero con este proceder puede perderse calidad en lo producido, lo que disminuye el ingreso y la espiral negativa se acelera.

Estas decisiones tienen un impacto directo en la economía cuyana, que contrata menos mano de obra, compra menos insumos y agrega menos valor, lo que da como resultado una caída en la actividad económica que afecta de manera directa o indirecta a toda la población.

Panorama desalentador

Según productores pertenecientes a los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), la situación de las bodegas es muy delicada porque los industriales no pueden colocar vinos en el mercado externo a causa de los altos costos internos en dólares.

Debido a la gran caída en las exportaciones, la mercadería queda en el país y el consumo interno no logra absorberla en su totalidad. Una menor venta de vinos acrecienta el stock en las bodegas y, por lo tanto, baja la demanda por la uva, lo que repercute en los precios que recibe el productor.

Exportaciones argentinas de uvas frescas y pasas de uva

“En este escenario, no sería lógico pensar en un precio de la uva de la nueva cosecha, en marzo de 2015, que acompañe el aumento de los costos de producción. Si la campaña pasada se trabajó a pérdida, y si las variables no cambian, se volverá a trabajar a pérdida, con lo que la crisis se sigue agravando”, sostiene Fernando Ruiz Toranzo, Coordinador Regional de los grupos CREA de la zona Valles Cordilleranos, que abarca las producciones intensivas en las provincias de Mendoza, San Juan, La Rioja y Salta.

“Las bodegas están llenas de vino y la cosecha de vid está por llegar. Si la situación no cambia, en 2015 se pagará menos que en 2014 por la uva. Será una carnicería de precios”, advierte Juan Vizcaíno, miembro del CREA Cerro Blanco, de la provincia de San Juan.

En este sentido, en la última encuesta realizada por CREA se destaca que entre el 87 y el 90 por ciento de las plantaciones de uva fina blanca y tinta, y el 68 por ciento de las uvas comunes cultivadas, presentaban un estado de bueno a muy bueno.

“El negocio está bastante complicado y se da una situación parecida a la sufrida entre 1980 y 1990, cuando hubo un sobrestock de vinos muy grande”, reconoce Andrés Méndez Casariego, productor y miembro del CREA Aconcagua, en Mendoza.

El empresario considera que el mercado del vino sufre un gran desbalance entre la oferta y la demanda. “El equilibrio se da cuando las existencias de la mercadería alcanzan para cubrir 90 días de demanda, pero hoy hay reservas para 270 días”, comenta Méndez Casariego.

Impacto social

Debido a la compleja realidad interna, muchos productores han dejado de realizar las labores esenciales en los viñedos. “En nuestra empresa decidimos dejar secar hectáreas de algunas variedades de menor producción porque no tenemos reservas para sustituirlas por otras de mayor potencial”, apunta Vizcaíno.

“Las empresas que estaban en la línea de rentabilidad cercana a cero han desaparecido por carecer de capital de trabajo para capear el mal momento. Hay otras que deciden disminuir la cantidad de personas empleadas. Se empieza a notar una parálisis importante en la economía local”, admite Méndez Casariego.

Una caída en el empleo influirá en el producto bruto de las provincias cuyanas generando una contracción económica muy fuerte. La vitivinicultura es una actividad que precisa políticas productivas sostenibles en el tiempo, una circunstancia que no se da en los últimos años y que amenaza con generar consecuencias mucho más allá de los límites de las fincas.

Temas en esta nota