Aumentó la producción de trigo en Entre Ríos

En la actual campaña 2014/15, la producción entrerriana de trigo registró un crecimiento del 3,6% respecto del ciclo 2013/14, según la bolsa de Cereales de Entre Ríos.

Por
El rendimiento promedio provincial se redujo el 9,8% con respecto al año pasado, lo que significa una merma de 268 kg/ha si se comparan los 2.748 kg/ha del ciclo 2013/14 con los 2.480 kg/ha de la campaña 2014/15.

El rendimiento promedio provincial se redujo el 9,8% con respecto al año pasado, lo que significa una merma de 268 kg/ha si se comparan los 2.748 kg/ha del ciclo 2013/14 con los 2.480 kg/ha de la campaña 2014/15.

19deEnerode2015a las12:48

La producción entrerriana de trigo en la actual campaña 2014/15 trepó a 766.883 toneladas, cifra que representa un crecimiento del 3,6% respecto del ciclo 2013/14, según reportó el Sistema de Información de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (SIBER).

El incremento de la superficie sembrada con respecto a la campaña agrícola anterior -superior al 14%- es la razón central del aumento de la producción dado que el rendimiento promedio cayó casi el 10%.

"La producción del cereal experimentó un crecimiento del 3,6% (lo cual equivale a un aumento de 26.523 toneladas), el alza estuvo impulsada únicamente por el incremento en la superficie sembrada que ascendió a 309.700 hectáreas (es decir una suba del 14,3%)", subrayó la Bolsa de Entre Ríos.

El rendimiento promedio provincial se redujo el 9,8% con respecto al año pasado, lo que significa una merma de 268 kg/ha si se comparan los 2.748 kg/ha del ciclo 2013/14 con los 2.480 kg/ha de la campaña 2014/15.

Levemente por encima del valor medio histórico

Al analizar los números del actual ciclo agrícola y compararlos con las fluctuaciones de las últimas 15 campañas, los técnicos del SIBER destacan que el ciclo 2014/15 se posicionó levemente por encima del valor medio histórico, tanto en lo referente al área implantada como a las toneladas logradas.

En relación con el clima, el informe puntualiza que las lluvias acumuladas durante el ciclo del cultivo (mayo a octubre) se ubicaron dentro de los valores esperados, aproximadamente 390 milímetros, destacándose el gran contraste acaecido entre las abundantes lluvias de julio y las escasas de agosto.

Durante la etapa de siembra, además, hubo una muy buena disponibilidad hídrica, incluso situaciones de excesos que paralizaron temporalmente la continuidad de las labores de implantación.

En el período vegetativo, las abundantes precipitaciones de julio ocasionaron una situación de excesos hídricos en aproximadamente el 70% del área provincial; mientras que hacia fines de agosto la ausencia de lluvias generó el crecimiento de zonas con una situación de reservas regulares.

Temas en esta nota