“Es una situación insostenible y hay productores en la calle”

Esto manifestó Norberto Niclis sobre el escenario actual en el norte de la provincia de Santa Fe. Piden que se declare la emergencia agropecuaria en algunos departamentos de la región.

Por |
Registro de lluvias caídas en el norte de Santa Fe. Fuente: UAA

Registro de lluvias caídas en el norte de Santa Fe. Fuente: UAA

21deEnerode2015a las11:10

“Estamos en una zona marginal”, manifestó el Presidentede la Unión Agrícola de Avellaneda Coop. Ltda. en entrevista exclusiva con fyo, y agregó: “Todo lo que el productor pierde en forma de retenciones, no vuelve al sector agropecuario y esto es sinónimo de una menor cantidad de productores porque claramente los números no cierran. Hasta ahora somos las Cooperativas las que estamos cumpliendo la función de herramientas o puentes para sobrellevar la situación”.

El día de ayer se reunió la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria con el Ministro de Producción Carlos Fascendini, en busca de elevar a la Nación el pedido de declaración de emergencia para el norte de la provincia de Santa Fe. “Los departamentos más comprometidos son: General Obligado, Vera, San Javier, parte de 9 de Julio, parte de San Justo, parte de San Gerónimo y parte de Garay”, explicó Niclis.

El objetivo de la reunión giró en torno al análisis de “una situación que ya se ha vuelto insostenible” y la confección de pedidos que se elevarán oportunamente a la Nación. A este respecto el Presidente de la Unión Agrícola de Avellaneda explicó a fyo: “Producto de este escenario, solicitamos la prórroga del impuesto inmobiliario y/o la condonación de las cuotas. Asimismo, pedimos un fondo urgente para los productores que perdieron todo y la gestión de créditos con tasa subsidiada”.

Claro está que no sólo fueron las condiciones climáticas las que colocaron al norte de la provincia de Santa Fe en una situación tan crítica como la actual, hubo ciertos factores adversos que se combinaron en contra de los productores.

“Estamos hablando de una emergencia económica, social, vial y energética”, expresó Norberto Niclis, al momento que agregaba: “Por un lado, hay una gran cantidad de caminos provinciales y comunales cortados, hay gente que debe pasar en canoa por no haber hecho las acciones que había que hacer en tiempo y forma; y los cortes de luz son permanentes”.

Estado de los suelos y los cultivos

La sucesión de varios días con lluvias en la región impactó negativamente en el drenaje de los suelos, en las tareas de siembra y cosecha y en el estado de los cultivos ya implantados. Campos inundados, lotes enmalezados y cultivos en mal estado conforman el actual escenario de la zona.

En lo que a reservas de humedad se refiere, Niclis explicó que producto de la calidad de los suelos del norte de la provincia “podemos pasar de un suelo saturado, como se registra en este momento, a una seca dentro de 20 días”.

Sin embargo, las abundantes precipitaciones no sólo impactaron negativamente en el registro de humedad, la siembra y cosecha de los cultivos de referencia también se vieron perjudicadas. En este sentido, el Presidente de la Unión Agrícola de Avellaneda manifestó en entrevista exclusiva con fyo: “Estos últimos días se avanzó un poco con la cosecha de girasol pero no se pudo terminar. Por este motivo, el maíz y el sorgo que se siembran después del girasol y que se utilizan principalmente para feedlot y rotación, todavía no se han podido sembrar”.

Sumado a esto, los cultivos ya implantados tampoco presentan el mejor escenario. Sin bien la soja y el algodón tienen un desarrollo óptimo, “esto sólo puede observarse en el 25% de la producción; el resto se encuentra enmalezado, mal nacido, con lavado de nutrientes, decoloración notable y hasta con ataque de plagas”, explicó Niclis a fyo.

Viejos problemas sin soluciones

La situación crítica en la región de referencia no es del todo nueva: “Los productores vienen con limitaciones desde principios del año 2014 cuando calcularon sus márgenes brutos y los números no  le daban. Por otro lado, en el mes de octubre se registró una caída de granizo que abarcó más kilómetros de los previstos y dañó 25 mil has de trigo y girasol; y a esto se le suman los más de 1000 milímetros de agua caídos en 40 días”.

En pocas palabras, la situación en el norte de la provincia de Santa Fe es crítica y no se vislumbra un mejor futuro. “Es extrema la preocupación. Vamos a tener que seguir adelante como podamos”, concluyó Norberto Niclis.

Temas en esta nota