"¿Qué pecado cometió el trigo para que tenga semejante penitencia?"

Cuestionó Domingo Capeloni en relación a las restricciones de exportación del trigo e insistió en la necesidad de que el Gobierno Nacional “salga a vender nuestros productos”.

Por
La falta de permisos de exportación no fue el único problema que giró en torno al cultivo de trigo. La calidad del cultivo tampoco acompañó.

La falta de permisos de exportación no fue el único problema que giró en torno al cultivo de trigo. La calidad del cultivo tampoco acompañó.

27deEnerode2015a las15:52

La falta de permisos de exportación de trigo es una problemática que actualmente preocupa a los productores argentinos y que define la coyuntura de las zonas trigueras del país.

Domingo Capeloni, Presidente de Aaprotrigo, hizo referencia a esta situación, en entrevista exclusiva con Carlos Misuraca de fyo. Al respecto manifestó: “Tenemos que empezar a ser serios y respetuosos, tenemos que adaptarnos a los tiempos actuales de comercialización. Es indispensable que nuestro Gobierno salga a vender nuestros productos, no que tengamos que estar pendientes de una declaración jurídica para ver cómo salimos a vender al mundo”.

De acuerdo a los dichos de Capeloni, “la única forma de resolver esto, en lo inmediato, es con volumen. Sin embargo en un contexto de incertidumbre como el actual, difícilmente los productores siembren trigo”.

Un escenario dos realidades

En este sentido, el Presidente Aaprotrigo planteó dos alternativas: “La próxima campaña los productores sembraremos con un gobierno y cosecharemos con otro; o sembraremos con un gobierno y cosecharemos con el mismo”. Dependiendo de uno u otro escenario, las realidades serán diferentes.

“Si sembramos con uno y cosechamos con otro, hay que darle la oportunidad al próximo gobierno de que tengan una cantidad de mercadería importante para que puedan hacer las cosas como corresponde abriendo las exportaciones y recuperando los mercados perdidos”, explicó Domingo Capeloni haciendo referencia a la pérdida del mercado brasilero, al momento que agregaba: “Si después de las elecciones continúa en el poder el mismo gobierno, quedan dos análisis: las autoridades están condicionadas por la exportación o realmente no saben vender nuestros productos”.

Otro problema: trigo de baja calidad

La falta de permisos de exportación no fue el único problema que giró en torno al cultivo de trigo. Los productores también tuvieron que lidiar con otro inconveniente: “Ha sido un año en el cual no hemos tenido buena calidad de trigo y la industria molinera está cada vez más exigente en la compra de materia prima”, admitió Capeloni, y agregó: “Para resolver esto tenemos que tener los registros abiertos”.

En pocas palabras, los productores trigueros se ven perjudicados por el escenario actual del país. “Hay que atender las diferentes realidades que tiene este cultivo”, concluyó.

Temas en esta nota

Seguí leyendo