CGT: cumbre light, reclamo de unidad y salarios del 40%

Moyano y Barrionuevo encabezaron la cumbre que reunió, en Mar del Plata, a gremialistas de alrededor de 80 organizaciones.

Por
El debate abarcó desde las demandas no atendidas que datan de hace un año, como Ganancias e inflación, hasta la inseguridad y la preocupación por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

El debate abarcó desde las demandas no atendidas que datan de hace un año, como Ganancias e inflación, hasta la inseguridad y la preocupación por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

30deEnerode2015a las08:02

Los referentes del sindicalismo opositor Hugo Moyano y Luis Barrionuevo plantearon ayer la necesidad de reunificar lo antes posible la CGT y fijaron como referencia para la próxima ronda de paritarias una inflación en torno del 35 por ciento, en una cumbre gremial en Mar del Plata que se vio debilitada por ausencias. El encuentro convocó a cerca de 80 organizaciones y, tal como había anticipado este diario, faltaron a la cita estratégicos gremios del transporte que en la actualidad militan en la versión oficialista de la CGT. 

El plenario de ayer en Mar del Plata se desarrolló desde la mañana en el hotel Presidente Perón, de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA), que lidera a nivel nacional Barrionuevo, además jefe de la CGT "Azul y Blanca". Moyano asistió a la cita junto a dirigentes de su versión opositora de la central obrera mayoritaria, y a pesar de que la cumbre se había devaluado por las ausencias de Roberto Fernández (colectiveros, UTA), y Omar Maturano (maquinistas de trenes, La Fraternidad). 

Los faltazos impidieron a los organizadores una foto potente como la del año pasado en el mismo escenario, cuando pudieron exhibir a referentes de las tres expresiones de la CGT aliados en contra del Gobierno. Incluso se ausentaron referentes cercanos a Moyano como Guillermo Pereyra (petroleros patagónicos), Amadeo Genta(municipales), Oscar Mangone (trabajadores del gas) y Gerónimo Venegas (rurales), cada uno excusado por compromisos propios de sus organizaciones. Sin embargo, los convocados trazaron un sendero de nuevos encuentros que tendrá su próxima escala en la segunda quincena de febrero. 

Entre el llamado de Moyano y Barrionuevo para febrero y un plenario programado de los gremios del transporte que no responden al Ejecutivo para el 19 de ese mes, en un camping de la UTA, se prevé la confluencia de todos en una eventual medida de fuerza prevista para marzo con un eje central: la queja de todos los sectores sindicales contra el Impuesto a las Ganancias. 

En Mar del Plata, referentes de las dos CGT opositoras coincidieron ayer en que impulsarán para la actual ronda de paritarias la recuperación de lo que, entienden, se perdió de poder adquisitivo el año pasado luego del cierre de los acuerdos salariales contra la inflación acumulada y la vigencia, en las escalas medias y altas, del tributo por Ganancias. Sobre este punto, estimaron en un 40% los reclamos de incrementos para este año. Los gremios del transporte, semanas atrás, habían calculado en el 35% el piso de las demandas para los próximos doce meses. 

Durante su exposición Moyano apeló, como es habitual, a una frase de Juan Domingo Perón para dar cuenta de la necesidad de fusionar las tres CGT. "Si a este país no lo arreglamos entre todos, no lo arregla nadie. Si no nos unimos, no lo arregla nadie". Y admitió que "desgraciadamente se insiste en la división". 

Moyano pareció referirse así a las ausencias de Fernández y Maturano. Sobre ellos, el gremialista de las estaciones de servicio Carlos Acuña (de la "Azul y Blanca", de Barrionuevo) le dijo a este diario que entendía su situación por tratarse de dirigentes "que dependen de los subsidios estatales" para la fijación de los salarios de los trabajadores, tanto choferes de micros y colectivos como maquinistas ferroviarios. De hecho, Fernández logró cerrar días atrás un acuerdo de transición para los choferes de enero a marzo, a través de una suma no remunerativa de 5 mil pesos que será distribuida en tres pagos. 

Tanto Moyano como Barrionuevo marcaron la necesidad de acelerar los tiempos para la reunificación de la central sindical. Y deslizaron que marzo podrá ser un mes decisivo para esa negociación. "La unidad no puede estar condicionada por los tiempos. A algunos no les dejan hacer la unidad, pero creemos que se van a sumar porque todos los trabajadores tenemos los mismos reclamos", sostuvo el camionero.

En lugar de un documento nuevo los dirigentes ratificaron el emitido el año pasado en Mar del Plata, cuando a la queja por Ganancias le sumaron el reclamo por la inflación y un aumento de emergencia a jubilados. Y dieron a conocer los resultados de un observatorio de datos económicos de la CGT de Moyano, según el cual la inflación acumulada en 2013-2014 fue del 60,15%, y la desocupación, si se le suman los planes sociales, alcanza al 16% del total de la población económicamente activa. Durante la cumbre también hubo alusiones a la inseguridad y una mención extensa respecto de la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Temas en esta nota