Varroasis: enfermedad que daña a la apicultura

Un informe de Inta recomienda iniciar el monitoreo y control de varroa, una enfermedad causada por un ácaro que genera importantes pérdidas para los productores apícolas. Importante aviso para apicultores del norte bonaerense.

Por
Con los controles adecuados en las colmenas, las pérdidas ocasionadas pueden evitarse.

Con los controles adecuados en las colmenas, las pérdidas ocasionadas pueden evitarse.

11deFebrerode2015a las16:05

La Varroasis es la enfermedad que mayores daños causa a la apicultura argentina, con pérdidas estimadas de alrededor de 300 millones de pesos anuales, aun cuando los apicultores realizan aplicaciones de acaricidas desde hace más de tres décadas.

Se trata de una enfermedad producida por un ácaro que genera grandes pérdidas para los productores apícolas. Con los controles adecuados en las colmenas, estas mermas pueden evitarse.

Walter Barceló es referente de apicultura y junto a su equipo de trabajo en el Programa Nacional de Apicultura recomienda apelar al mejor conocimiento de la enfermedad para utilizar las herramientas de control de la manera más eficiente posible. Destaca los monitoreos y el control temprano como aspectos claves y comparte recomendaciones para que los apicultores tengan en cuenta.

¿Qué medidas tomar?

El informe señala la importancia de no demorar  los muestreos  y los  tratamientos acaricidas, ya que retardar las curas traerá mayores inconvenientes en las colonias ocasionando daños irreparables,  disminuyendo la producción y haciendo que  las poblaciones  de  ácaros  se  incrementen  rápidamente.

Para ello, el INTA propone una serie de pasos para tomar una muestra que permita conocer el porcentaje de infestación para tomar medidas el apiario:

  • Tomar el 10% de muestras para el caso de apiarios de más de 60 colmenas, o por lo menos 6 muestras cuando éstas sean menos de esa cantidad. No se elegirán las colmenas ubicadas en los extremos del apiario,  las zanganeras, ni las huérfanas.
  • Tomar una muestra de aproximadamente 300 abejas de cada colmena, sacando de ambas caras de 3 cuadros con cría abierta.
  • Esta revisión debe hacerse sobre las mismas colmenas en cada temporada.

Para saber si el tratamiento fue efectivo, pasado el otoño es necesario repetir el muestreo y si las infestaciones son menores al 1%, se considera que el mismo fue efectivo. Cuando esto no sea así, es necesario recurrir a un técnico que ayude a abordar la situación.

Fuente: ON24

Temas en esta nota