Preocupa la vitivinicultura

Frente a una nueva vendimia, CONINAGRO solicita una rápida reacción del gobierno frente a la crisis que atraviesa la vitivinicultura, y reclama que se tomen cartas en el asunto.

Por
Con la cosecha ya iniciada y ante respuestas parciales la industria vitivinícola y el productor de vid se encuentran en una encrucijada.

Con la cosecha ya iniciada y ante respuestas parciales la industria vitivinícola y el productor de vid se encuentran en una encrucijada.

19deFebrerode2015a las16:39

Productores nucleados en CONINAGRO solicitan medidas urgentes que permitan liberar 200 millones de litros de vino blanco, sin los cuales, cualquier medida como paliativo resulta insuficiente.

El sector vitivinícola vive una crisis que no ha sido producida por sí mismo, sino por una alta tasa de inflación, problemas de competitividad que impide exportar, altas tasas de interés, altos costos de fletes, mala instrumentación del acuerdo Mendoza-San Juan entre otros; en definitiva,  una crisis que abarca a toda la industria, pero principalmente al pequeño viñatero que recibe el mismo precio de 2012, $ 1,70 por litro.

Con la cosecha ya iniciada y ante respuestas parciales la industria vitivinícola y el productor de vid se encuentran en una encrucijada que hace peligrar la próxima campaña y los puestos de trabajo que dependen de la vitivinicultura.

La actividad, que requiere de inversiones a largo plazo, y cuyos resultados no se disponen inmediatamente, exige políticas acorde y funcionarios que sepan interpretar la particularidad de un cultivo del cual dependen las economías de varias provincias.

La Nación ya envió fondos mínimos ($50 millones contra los $ 500 millones necesitados), frente a una situación que necesita mayor asistencia del Estado.

Es por ello, que CONINAGRO, reclama acciones que permitan avizorar un equilibrio entre la oferta y la demanda, y un cambio con políticas activas que permitan reactivar la exportación y encarar la vendimia 2015 con esperanza para la actividad.

Temas en esta nota