Régimen Agrario: trabajo infantil y protección del trabajo adolescente

El Dr. Carlos De Celis del Departamento Técnico Legal Laboral de Arizmendi explica los detalles y prohibiciones del trabajo infantil y adolescente en el Régimen Agrario.

Por
El Régimen Agrario prohíbe expresamente ocupar a personas menores de dieciocho años en trabajos nocturnos.

El Régimen Agrario prohíbe expresamente ocupar a personas menores de dieciocho años en trabajos nocturnos.

20deFebrerode2015a las10:50

El Régimen Agrario estatuido por la Ley 26.727 establece la prohibición expresa del trabajo infantil que define como aquel ejecutado por las personas menores de dieciséis años en todas sus formas, exista o no relación de empleo y con independencia de que sea remunerado o no.

Define asimismo el trabajo adolescente como aquel efectuado por las personas desde los dieciséis años y hasta los dieciocho años, quienes pueden celebrar contrato de trabajo con autorización de sus padres, responsables o tutores. Si el adolescente vive independientemente de sus padres dicha autorización es presumida por la Ley.

El empleador, al contratar trabajadores adolescentes, debe exigir de los mismos o de sus representantes legales, un certificado médico extendido por un servicio de salud pública que acredite su aptitud para el trabajo, y someterlos a los reconocimientos médicos periódicos que prevea la reglamentación.

Debe solicitar asimismo al menor o a sus representantes legales, el certificado de escolaridad previsto en el artículo 29 de la ley Federal de Educación.

Jornada laboral

Informa el especialista de Arizmendi que la jornada de trabajo prevista para el trabajo adolescente deberá realizarse exclusivamente en horario matutino o vespertino y no podrá ser superior a seis horas diarias y a treinta y dos horas semanales. La distribución desigual de las horas laborales no podrá superar las siete horas diarias.

La autoridad administrativa laboral de cada jurisdicción podrá extender la duración de la jornada de tareas hasta ocho horas diarias y hasta cuarenta y cuatro horas semanales cuando razones excepcionales lo justifiquen, debiendo considerar en cada caso que la eventual extensión horaria no afecte el derecho a la educación del trabajador adolescente.

El Régimen prohíbe expresamente:

  • Ocupar a personas menores de dieciocho años en trabajos nocturnos.
  • Abonar al trabajador adolescente salarios inferiores a los que se fijen para el resto de los trabajadores agrarios.
  • Ocupar menores de dieciocho años en los trabajos que revistieren carácter penoso, peligroso o insalubre.

Establece además un esquema de trabajo en empresa de familia, habilitando a las personas mayores de catorce años y menores de dieciséis años de edad a ser ocupados en explotaciones cuyo titular sea su padre, madre o tutor.

En tal caso las jornadas no podrán superar las tres horas diarias, y las quince horas semanales, siempre que no se trate de tareas penosas, peligrosas y/o insalubres, y que garanticen el cumplimiento de la asistencia escolar.

La explotación cuyo titular sea el padre, la madre o el tutor del trabajador menor que pretenda acogerse a esta excepción a la edad mínima de admisión al empleo, deberá obtener autorización de la autoridad administrativa laboral de cada jurisdicción.

Accidentes de trabajo o enfermedad

En caso de accidente de trabajo o de enfermedad profesional de un trabajador adolescente, si se comprueba que su causa fuera alguna de las tareas prohibidas a su respecto o efectuada en condiciones que signifiquen infracción a sus requisitos, se considerará por ese solo hecho al accidente o a la enfermedad como resultante de la acción u omisión del empleador, en los términos del artículo 1072 y concordantes del Código Civil, sin admitirse prueba en contrario.

Si el accidente o enfermedad profesional obedecieren al hecho de encontrarse circunstancialmente el trabajador en un sitio de trabajo en el cual fuere ilícita o prohibida su presencia, sin conocimiento del empleador, éste podrá probar su falta de responsabilidad.

Espacios de Contención

Se prevé la creación de espacios de contención para niños y niñas en las explotaciones agrarias, cualquiera sea la modalidad de contratación, debiendo el empleador habilitar espacios de cuidado y contención adecuados a fin de atender a los niños y niñas a cargo del trabajador, durante todo el tiempo que dure la jornada laboral y poner al frente de los mismos a personal calificado y/o con experiencia en el cuidado de la infancia.

Indica el Dr. De Celis que este servicio deberá atender a los niños y niñas que aún no han cumplido la edad escolar y también, en contra turno, a los que asisten a la escuela hasta cubrir la jornada laboral de los adultos a cuyo cargo se encuentren. 

La reglamentación no ha establecido aún los requisitos mínimos que deben cumplir los espacios de contención para niños y niñas, así como la cantidad de trabajadores a partir de la cual se exigirá a los empleadores la obligación referida según particularidades locales y regionales y las de la actividad agraria.

Temas en esta nota