Zona núcleo: la cosecha más complicada de los últimos años

Se necesitan quince días sin lluvias pero no es lo que indican los pronósticos y la cosecha se presenta como un monumental desafío de logística.

Por
Fuente: BCR

Fuente: BCR

06deMarzode2015a las07:38

En general, se venían soportando inclemencias y anegamientos temporarios que no significaban daño crítico para los cultivos implantados. Antes de esta situación, la campaña podía calificarse de diez puntos, pero el martes 3 de marzo marcó un punto de inflexión para la zona núcleo. Las lluvias que siguieron fueron demasiado: saturaron la capacidad de los suelos, las vías naturales de escurrimiento no lograron manejar tamaño caudal de agua y los caminos quedaron inutilizables.

Santa Fe y Córdoba recibieron lluvias que superaron holgadamente los 100 mm. Destacable Bellville, a la que se le sumaron 202 mm a los 150 mm de la semana pasada. La franja que une Montes de Oca, Carlos Pellegrini, Marcos Juárez y Noetinger esperaba rindes en soja de primera por encima de los 40 quintales. Ahora está muy afectada por los anegamientos y no se sabe cuánto podrá recolectarse.

El miércoles 5, el 70% del área agrícola de Marcos Juárez estaba cubierta de agua. Piemonte está muy complicado; Noetinger, El Fortín y Las Varillas siguen recibiendo agua de San Francisco. Muchas rutas están cortadas y los caminos vecinales transformados en ríos.

Tres áreas en la región núcleo

Este fenómeno dejó a  la región núcleo dividida en tres áreas caracterizadas por distintas circunstancias:

  • El centro y el norte de los departamentos cordobeses de Marcos Juárez y Unión, junto con los departamentos santafesinos de Caseros, Belgrano y San Martín es la zona más afectada y no es posible conocer el grado de pérdida de superficie bajo cultivo.
  • El norte bonaerense, contrariamente, no sufrió este nivel de contingencias en esta campaña. Las lluvias estuvieron dentro de los 50 a 60 mm y, en general, fueron bien recibidas para completar el desarrollo de los cultivos tardíos.
  • El resto observa agua por todos lados y los canales están llenos. La situación, desde un punto de vista general, no sería grave pero sí se verían afectados los rindes promedios por los manchoneos masivos en las zonas planas y deprimidas.   

El fenómeno es de tal envergadura que la evaluación del estado de los cultivos sólo debe aguardar la evolución del clima en los próximos 10 a 15 días. El pronóstico indica el ingreso de una masa de aire con características más estables, pero hay que destacar que todavía se mantendrá muy alto el contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera.

Mientras tanto, las temperaturas seguirán siendo elevadas. Estas características podrían desarrollar algunas precipitaciones, pero al producirse en un entorno estable, las mismas serán en forma aislada, dejando algunos fenómenos muy puntuales y de corta duración.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

Temas en esta nota