Sin mención a la Justicia, la Presidenta se lanzó a la campaña

La jefa de Estado defendió la cadena nacional. Junto a Kicillof, hubo gestos para Recalde y Berni. En el acto estuvo Scioli, que hace guiños a Gabriel Mariotto

Por
Cristina lanzó el puntapié de la próxima campaña con una batería de anuncios económicos dirigidos a varios estratos sociales y un par de guiños electorales.

Cristina lanzó el puntapié de la próxima campaña con una batería de anuncios económicos dirigidos a varios estratos sociales y un par de guiños electorales.

30deMarzode2015a las08:28

La décima cadena nacional presidencial en lo que va del año, un promedio de tres semanales. Sin el peso judicial gracias el fallo de Cámara que desestimó la denuncia del fallecido Alberto Nisman en su contra, Cristina Fernández de Kirchner lanzó el puntapié de la próxima campaña con una batería de anuncios económicos dirigidos a varios estratos sociales y un par de guiños electorales. Lo hizo justificando otra vez la herramienta comunicacional cuestionada por la oposición. "Este es un deber que tiene un gobernante, que la mayor parte de la gente acceda a la información", argumentó, antes de arremeter por infinita vez contra los medios: "Ellos están en cadena los 365 días del año".

"Al menos si vinieran con mentiras nuevas pero siempre refritando los mismos nombres", se quejó la mandataria, que evitó nombrar a Nisman o al investigado empresario K Lázaro Báez. 

"Le voy a ceder brevemente, brevemente la palabra al ministro de Economía", anticipó la Jefa de Estado, antes de darle el micrófono a Axel Kicillof en una cadena por segunda vez este año. Justo cuando el camporismo comenzó a susurrar un operativo clamor para llevarlo a la futura boleta. Si bien el jefe de Gabinete, el aún presidenciable Aníbal Fernández, puso paños fríos. Con su inigualable estilo: "Prefiero a Angelina Jolie como vice, pero no puede", se mofó el quilmeño de la pretensión, sin timing K, del entrerriano Sergio Urribarri.

Como dato de color de la no tan secreta interna del Gabinete: Kicillof se regodeó criticando el viejo plan de "Garrafa para Todos", lanzando por su archienemigo interno, el ministro de Planificación, Julio De Vido. El patagónico, en silencio, compartió la mesa presidencial. 

Una de las videoconferencias Cristina Kirchner la aprovechó para levantar la alícaida aspiración de Sergio Berni por la gobernación bonaerense. Herido por su rol en el caso Nisman, el Secretario de Seguridad había insistido en su postulación esta misma semana. "A Mariano (Recalde, postulante a Jefe de gobierno porteño) lo veo siempre así vestido, pero a vos Berni, verte de traje, estás muy de candidato", lo endulzó la mandataria al coronel que abandonó por ayer su habitual vestimenta de fajina todoterreno. 

A pocos metros, en el palco, sentado junto al también candidato bonaerense Julián Domínguez y el vice Amado Boudou, estaba Scioli, que de nuevo no tuvo ninguna mención en un acto presidencial. Con coincidencias con el Coronel, luego de recibir el respaldo del ex díscolo Martín Insaurralde, ayer la tropa naranja auspició la figura del vicegobernador Gabriel Mariotto, cuyas aspiraciones se estaban diluyendo entre la decena de precandidatos. "Es un gran peronista que desde el comienzo ha estado en el Frente para la Victoria", lo elogió el jefe de Gabinete provincial, Alberto Pérez. El lomense usó esas palabras, junto a las del Scioli, para su lanzamiento. No obstante, el gobernador aún no repartió su bendición explícita a nadie.

Temas en esta nota