El Zinc es la clave en los cereales

La deficiencia de Zn en cereales es uno de los factores de pérdida de rendimiento y NutriSeed® Zn Flo de Compo se instala como una solución.

Por
Radículas y plántulas de Cebada tratadas y no tratadas con Zn en semilla. Fuente: Compo Expert.

Radículas y plántulas de Cebada tratadas y no tratadas con Zn en semilla. Fuente: Compo Expert.

16deAbrilde2015a las10:42

En las últimas campañas, especialmente en cultivos de maíz,  se incrementó la presencia de lotes con deficiencia de Zinc (Zn). Trabajos de diferentes investigadores en la región triguera central, encontraron resultados positivos de aumentos de rinde con la aplicación del nutriente. Lo mismo se observó sobre el cultivo de arroz en el norte de Entre Rios. 

El Zinc, uno de los nutrientes esenciales para el normal crecimiento y desarrollo de las plantas,  forma parte de varios procesos metabólicos indispensables como la respiración, la síntesis de clorofila y también interviene en la síntesis de proteína.

En la región pampeana y sobre los principales cereales cultivados, se vienen observando deficiencias   y respuesta a la fertilización con Zinc.  En muchos casos su déficit puede ser asintomático, pero a pesar de esto, las pérdidas de rendimiento  pueden llegar a ser importantes en términos de kg/ha.

Su déficit está relacionado con ciertas condiciones de suelo, entre ellas:

  • Disponibilidad de Zn en el suelo
  • Bajo nivel de materia orgánica
  • pH 
  • Condiciones anaeróbicas o suelos anegados

En este sentido, Compo Expert lanzó  Nutriseed® Zinc Flo; poniendo a disposición del productor una nueva herramienta para ayudar a corregir la deficiencia de Zinc a través del aporte en semilla.

Es primordial la corrección de una posible deficiencia de este micronutriente desde los primeros estadíos del cultivo; esto mejora las condiciones para el normal crecimiento de la raíz desde el principio del ciclo, ayudando a mejorar la eficiencia de uso del resto de los recursos como agua y nutrientes. Cabe destacar la importancia de la nutrición balanceada ajustando fertilización con macronutrientes como NPS (de acuerdo a la zona), obteniendo de esta forma una mejor condición para que el cultivo pueda expresar su potencial de no existir otras limitantes.

Su aplicación se realiza en el momento del curado de la semilla a razón de 200 a 300 cc por cada 100 kilos de semilla.

Temas en esta nota