Bunge se propuso cambiar la historia de la soja

Desde la empresa, se llevó a cabo el lanzamiento de un programa de fertilización completo destinado exclusivamente al cultivo de soja. Cambiar el modo de fertilizar y aumentar el rendimiento, constituyeron el puntapié inicial de esta propuesta que promete.

Por |
El lanzamiento de la Propuesta Bunge se llevó a cabo el 21 de abril en las oficinas de la Compañía en la Ciudad de Buenos Aires.

El lanzamiento de la Propuesta Bunge se llevó a cabo el 21 de abril en las oficinas de la Compañía en la Ciudad de Buenos Aires.

21deAbrilde2015a las20:20

Bunge se propuso cambiar la historia de la soja en lo que a fertilización se refiere, mostrando que este cultivo puede responder a dichas aplicaciones con resultados destacados”, manifestó Jorge Bassi, Gerente de Marketing y Desarrollo de la División de Fertilizantes de Bunge en entrevista exclusiva con fyo, y agregó: “Históricamente la soja es un cultivo que se fertiliza poco y desde hace por lo menos quince años, los rendimientos se han estancado. Con estos dos aspectos en la mira nos propusimos modificar el presente y el futuro de la oleaginosa”.

A partir de aquí, representantes de la empresa en conjunto con el INTA y las universidades, se propusieron  recolectar la información teórica disponible y aunar estos datos en un programa íntegro, un Protocolo de Fertilización: la denominada Propuesta Bunge.

En este sentido, Bassi manifestó: “Lo que buscamos es que el productor empiece a pensar la soja como un cultivo cuya fertilización hay que planificar, ya que no se logran altos rindes haciendo simplemente una aplicación a la siembra”.

La Propuesta Bunge fue convalidada en una red de ensayos de 30 lotes en la Región Pampeana y “generó a campo 450 kg/ha más en promedio, que representaba un 13% de aumento respecto a la práctica habitual del productor”, explicó Bassi. Sumado a esto, todos los sitios mejoraron el balance de nutrientes al mantenerse los niveles de fósforo y azufre en el perfil del suelo.

Red de aprendizajes

Además de los resultados obtenidos, a través de la Propuesta Bunge se arribaron a una serie de conclusiones que se detallan a continuación:

  • La fertilización balanceada incrementa la consistencia de las respuestas obtenidas a campo.
  • Las respuestas a fósforo en soja son muy superiores a las de 10 años atrás.
  • Los niveles de fósforo en la Región Pampeana están muy por debajo de lo que percibe el productor.
  • La mayor eficiencia con altas dosis de fósforo se logra anticipando la aplicación de gran parte del fertilizante.
  • Los resultados permiten delimitar zonas de alta y media respuesta a la fertilización propuesta, con hasta 18% en el centro oeste bonaerense.
  • Los rendimientos logrados con la Propuesta Bunge fueron muy superiores a los promedios de las zonas.
  • En pocas palabras, el Gerente de Marketing de Bunge definió la propuesta: “Resulta un plan de fertilización virtuoso que permite obtener mayores rendimientos y rentabilidad con una mejora del balance de los nutrientes en el suelo”.

El lanzamiento de la Propuesta Bunge se llevó a cabo el 21 de abril en las oficinas de la Compañía en la Ciudad de Buenos Aires. Con la presencia de Directivos y Gerencias de distintas áreas de Bunge, los principales referentes contaron sus experiencias y las perspectivas a futuro.

¿Cómo seguir cambiando la historia de la soja?

Teniendo como telón de fondo la coyuntura actual del sector, Jorge Bassi enfatizó en que para poder seguir en este camino, es necesario que se lleve a cabo un cambio estructural: “Necesitamos que vuelva a haber condiciones atractivas para seguir apostando. Cuando el productor no se siente confortable o confiado, se remite a las tecnologías más conocidas, porque no quiere arriesgar capital y eso es lógico”, y agregó: “En la medida en que se vuelvan a dar condiciones apropiadas para que los productores se animen a buscar altos rendimientos tomando algo de riesgo, todas estas herramientas van a pasar a ser moneda corriente”.

Temas en esta nota

Cargando...