Balances negativos de fósforo atenta contra la producción a largo plazo

Pedro Barbagelata, del INTA Paraná, asegura que los productores saben que deben fertilizar pero el contexto de rentabilidad de corto plazo y la situación económica hacen que los suelos presenten deficiencias de nutrientes. La consecuencia será menos productividad y menor rentabilidad.

Por |
Pedro Barbagelata: "La intensificación ecológica de cultivos es el camino por el que deberíamos transitar para mejorar tanto los balances de carbono como los balances de nutrientes".

Pedro Barbagelata: "La intensificación ecológica de cultivos es el camino por el que deberíamos transitar para mejorar tanto los balances de carbono como los balances de nutrientes".

31deMayode2015a las12:33

“Estamos, concretamente, con balances negativos de fósforo y eso impacta fuertemente sobre la productividad de los cultivos y en definitiva sobre la rentabilidad del productor. Así como en el fósforo también sucede con el nitrógeno donde se utilizan subdosis de este nutriente que también impacta fuertemente en las gramíneas, cuya área de siembra está bajando ya que predomina la soja como cultivo en la rotación”, señaló Pedro Barbagelata, del INTA Paraná, quien participó del panel "Mano a mano con los que saben de fertilización de cultivos" en el Simposio de Fertilidad llevado a cabo en Rosario el 19 y 20 de mayo pasados.

El Ingeniero Agrónomo hizo referencia a los diversos estudios que demuestran que los niveles medios de fertilidad de los suelos vienen declinando, acompañados de un declive  importante de los niveles de materia orgánica del suelo. Esto se explica por la mala rotación de cultivo, una escasa participación de gramíneas en la rotación y una deficiente fertilización de los cultivos. Todo esto genera un bajo rendimiento de los cultivos, poca producción de biomasa y menor aporte de rastrojos y raíces al suelo, lo que impacta en el balance de carbono en el suelo, que también es negativo.

“Hay nutrientes que tienen que incorporase al sistema si o sí. Si yo quiero mejorar el balance de carbono, lo puedo mejorar a través de mejores rotaciones de cultivos o haciendo rotaciones de cultivo y pasturas, por ejemplo. Pero, indudablemente, a esas buenas rotaciones de cultivo las voy a tener que alimentar con nutrientes. Esos nutrientes van a venir de síntesis química, o puedo utilizar nutrientes de vías orgánicas.  En Entre Rios, por ejemplo, es importante la producción avícola concentrada, la producción de huevo,  la producción porcina, etc. Todo los residuos de esas producciones, vueltas a aplicar  al campo, también ayudarían a mejorar tanto el balance de carbono como de otros nutrientes”, señaló Barbagelata.

Intensificación ecológica de cultivos

Respecto a la idea de no sembrar durante un año para reponer nutrientes del suelo, el especialista fue contundente: “En realidad hay un concepto erróneo de lo que es la intensificación de cultivos. La intensificación ecológica de cultivos es el camino por el que deberíamos transitar para mejorar tanto los balances de carbono como los balances de nutrientes.  Debemos tratar de que en el suelo haya permanentemente cultivos vivos. De esa manera, muchos estudios han demostrado que es la forma en que podemos mantener ese balance de carbono o hacerlo positivo”.