Se necesita el doble de trigo para comprar los insumos

A los precios actuales, y en relación al año pasado, el productor necesita el doble de producción del cereal para comprar 100 litros herbicida y 100 litros de gasoil, según un estudio de la Sociedad Rural Argentina.

Por
La caída del precio del cereal, las retenciones y la inflación impactan en la ecuación económica del productor de trigo argentino.

La caída del precio del cereal, las retenciones y la inflación impactan en la ecuación económica del productor de trigo argentino.

08deJuniode2015a las13:00

En plena siembra de trigo, el cultivo atraviesa la peor crisis económica de la última década, según admitió la Sociedad Rural Argentina (SRA).

La caída mundial en el precio de este cereal impacta en la ecuación económica del argentino que paga retenciones del 23 por ciento, tiene una inflación superior al 30% y recibe un precio significativamente menor que sus competidores internacionales como consecuencia de las restricciones a las exportaciones.

Un paquete más caro

Según un estudio de la SRA, el productor de trigo necesita el doble de cereal para poder acceder al paquete tecnológico que demanda el cultivo para su producción.

En el caso del herbicida, por ejemplo, para acceder a 100 litros de ese insumo se necesitan 82 quintales, cuando el año pasado se requerían 39. El aumento fue del 110 por ciento.

En el caso de los fertilizantes, el productor tendrá que disponer de un 105 y hasta 115 por ciento más de cereal para hacer frente a su compra: el año pasado se necesitaban 27 quintales de trigo para adquirir una tonelada de fosfato diamónico, este año se requieren 58.

Mientras que para comprar una tonelada de urea, la relación pasó de 22 quintales a 45, en el último año.

Lo mismo ocurre con el gasoil. En este caso, el productor necesita 113 por ciento más de cereal que en mayo de 2014 para comprar la misma cantidad de combustible. Mientras que el año pasado, con 5,52 quintales accedía a 100 litros de ese gasoil, hoy requiere 11,75 quintales.

Falta de incentivos

Para la SRA, si no se abren las exportaciones de trigo va a quedar sin vender la tercera parte de la última cosecha, cerca de cuatro millones de toneladas que tienen como único destino la exportación, ya que gran parte de  este volumen  no posee la calidad que se necesita para la producción de pan.

La entidad sostiene que el Gobierno está prohibiendo la venta externa de un trigo que no se consume en el país.

En plena siembra de trigo, las expectativas de implantación de este cereal son cada vez más bajas y la situación es  más alarmante. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra en la actual campaña caería siete por ciento, y se ubicaría en 4,1 millones de hectáreas. Para la Bolsa de Comercio de Rosario, la superficie será menor y alcanzaría a 3,8 millones de hectáreas.

Fuente: La Voz del Interior.

Temas en esta nota