Proyectan fuertísimo retroceso en el área a sembrar con trigo

La proyección nacional de trigo de la próxima campaña por parte de la Bolsa de Comercio de Rosario indica un fuertísimo retroceso en el área sembrada a nivel nacional.

Por
La BCR estima una superficie de 3,5 millones de hectáreas.

La BCR estima una superficie de 3,5 millones de hectáreas.

10deJuniode2015a las16:56

Si bien recién empieza la siembra, la intencionalidad indica que el cereal podría volver a sus niveles más bajos en superficie, con un total de 3,5 millones de hectáreas para la campaña 2015/16 estimados por la Bolsa de Comercio de Rosario. Podría sembrarse inclusive menos que en el ciclo 2012/13, cuando se cubrieron 3,55 millones de hectáreas.

La disminución la encabezan las provincias del norte del país y Entre Ríos con reducciones que están cerca del 50%. En Santa Fe y Córdoba las caídas esperadas estarían en el orden del 16%. Buenos Aires podría perder cerca de 300 mil ha sobre las 2 millones que registró en el ciclo precedente. En el principal núcleo triguero del sudeste bonaerense, el potencial de caída interanual podría superar el 30%, lo que comprometería la capacidad productiva nacional.

Extraña contradicción en el clima

A esta altura del año pasado, junio mostraba un escenario hídrico que se calificaba entre muy bueno y excelente, inclusive en regiones mediterráneas como la provincia de Cordoba o en el norte argentino o Santa Fe. Lo mismo podía decirse de Buenos Aires.

Esta vez reina una extraña contradicción en el clima porque a pesar de que, en general, predomina un ambiente de alta saturación, las perturbaciones de los niveles medios de la atmósfera se mantienen estables.

Esto hace que no alcancen a producir las precipitaciones necesarias para la cama de siembra de muchas regiones. Las altas cargas pluviométricas que se produjeron durante el verano, sobre todo al oeste de la Región Pampeana, dejaron en profundidad reservas suficientes como para cumplir con el ciclo del cereal.

Pesa más el factor Económico

El factor económico está teniendo una importancia más relevante que el factor agroclimático para decidir las siembras de este año. La incertidumbre comercial y los malos resultados económicos que caracterizan la campaña de este cultivo nuevamente instalaron un escenario de retracción del área a sembrar con trigo.

Hasta ahora se ha implantado el 11% del trigo a nivel nacional contrastando con el 25% que se observaba para esta época en el año pasado, cuando con mejores condiciones de humedad en los estratos superficiales del suelo pero también impulsado por un decidido aumento del cultivo en las rotaciones, las labores mantenían un acelerado ritmo de implantación.

Rindes de indiferencia, por las nubes

Los rindes de indiferencia para el trigo 2015/16 son muy altos, más en comparación con los existentes a junio del año pasado. De allí que la intencionalidad de siembra manifestada es la de una reducción importante del área triguera, que, por el momento, se estima en torno al 20% frente al ciclo pasado.

Fuente: BCR

Temas en esta nota