Massa admitió "errores" y ratificó su candidatura: "Voy a ser presidente"

Enfatizó que no se baja, hizo una autocrítica, cuestionó a sus rivales y habló de cambio, propuestas, debates y futuro.

Por
Competirá en las PASO de agosto con el cordobés De la Sota.

Competirá en las PASO de agosto con el cordobés De la Sota.

11deJuniode2015a las10:25

"Voy a ser presidente de los argentinos. Voy a ser candidato a presidente de los argentinos". Dos veces, como si se corrigiera de la primera afirmación cargada de optimismo, Sergio Massa ratificó anoche que sigue en carrera para las elecciones primarias nacionales del 9 de agosto. Lo hizo en las palabras finales de una brevísima exposición ante la prensa, después de las 20, en la que no aceptó preguntas, durante la que cuestionó directamente a su rival Daniel Scioli y a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sin apartarse un centímetro de su discurso de campaña de estas últimas semanas.

El tigrense habló de cambio, propuestas, debates y futuro; y, a modo de autocrítica, señaló: "Por entrar en el barro de la política nos equivocamos, cometimos errores y perdimos el eje en la gente porque lo importante no son los dirigentes, sino la gente". Además, llamativamente, justo antes de confirmar que sería candidato, subrayó: "Yo no busco un cargo. Soy un joven que cometió errores pero tengo la convicción y el sueño de que Argentina puede ser un país mejor si dejamos miserias y mezquindades de lado".

Massa, entonces, competirá en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) con el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, en el marco de la alianza UNA, que al cierre de esta edición aguardaba ser presentada ante la justicia electoral. En la provincia de Buenos Aires, en tanto, el Frente Renovador preveía anotar como aliados al Partido Nacionalista Constitucional (PNC)-UNIR, Unión Popular, Fuerza Organizada Renovadora Democrática y el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).

"Les quiero decir a todos aquellos que pretendieron usar su poder para empujarnos, corrernos, sacarnos de la cancha, que acá estamos", desafió al comenzar su discurso en el Museo de Arte de Tigre. Pareció apuntarle al PRO, que lo ninguneó y rechazó todos los ofrecimientos de acuerdo que hizo Massa; y al llamado "círculo rojo" del poder. También se refirió a sus competidores como "los candidatos del silencio", aunque sólo usó nombres y apellidos cuando habló del kirchnerismo. "Scioli no dice lo que piensa porque por ahí lo reta Cristina", acusó y agregó, esta vez aludiendo a Mauricio Macri: "Otros hablan de cambio y la verdad es que hay que definirlo".

Con una estética cuidadosamente similar a algunos discursos nacionales del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, Massa apeló también a la carta familiar: "Recibí cientos de mensajes, pero me quedo con el más franco: el de mi hijo que anoche me dejó en la cama en el siguiente saludo: ‘Vamos papá, que vos podés’". Cuando terminó de hablar, su esposa Malena Galmarini lo acompañó mientras se alejaba del estrado.

Su discurso, si bien esperado en el ambiente político, ocasionó pocas repercusiones públicas, tal vez por el horario. "Su decisión es legítima y respetable. Yo hubiera preferido encontrar una vía de acuerdo que permitiera fortalecer la unidad de la oposición, especialmente en la provincia de Buenos Aires", sostuvo el líder de la UCR, Ernesto Sanz, paradójicamente uno de los impulsores de la alianza de su partido con Macri y la exclusión de Massa.

Fue el cierre de un día (otro más) con noticias desalentadoras para el tigrense. Miguel Peirano, ex ministro de Economía y uno de los principales integran tes de su equipo económico, abandonó el Frente Renovador.

Temas en esta nota