El maíz podría aportar divisas por US$ 2000 millones más

En plena cosecha, en Maizar creen que podría autorizarse la exportación de 9 millones de toneladas del cereal. Logrando que ingresen hasta 2000 millones de dólares adicionales.

Por |
La recolección ya avanzó al 40% de lo previsto, con lo cual en las próximas semanas lo hará casi otro 60%, que le meterá presión a los precios en el mercado.

La recolección ya avanzó al 40% de lo previsto, con lo cual en las próximas semanas lo hará casi otro 60%, que le meterá presión a los precios en el mercado.

16deJuniode2015a las07:55

El Gobierno podría lograr que ingresen al país entre 1500 y 2000 millones de dólares adicionales si abriera la exportación de maíz. Con esa medida, conseguiría tranquilidad cambiaria durante parte de lo que resta de la campaña electoral y una fuente de divisas barata antes que recurrir al endeudamiento para cubrir su déficit fiscal.

Hasta el momento, de la cosecha 2014/2015 el Ministerio de Economía habilitó la venta de 11,5 millones de toneladas del cereal. Según registros oficiales, a la fecha los exportadores embarcaron, de acuerdo al cierre de los negocios y al ritmo de cumplimiento de contratos, 6,16 millones de toneladas. Se trata de un volumen 61,75% mayor respecto de la misma época del año pasado.

Sin embargo, se espera que la cosecha final de 2015 tenga un volumen importante, y en la cadena comercial consideran que debería abrirse un nuevo cupo para darle fluidez a la producción. La recolección ya avanzó al 40% de lo previsto, con lo cual en las próximas semanas lo hará casi otro 60%, que le meterá presión a los precios en el mercado. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires prevé una producción total de 25 millones de toneladas de grano comercial, y el Ministerio de Agricultura la estima en 31 millones de toneladas, sumando grano comercial y para alimentación animal.

En este contexto, en la Asociación de Maíz y Sorgo Argentinos (Maizar) creen que "podrían abrirse 9 millones de toneladas más para la exportación", según señaló su director ejecutivo, Martín Fraguío. A valores actuales para la exportación, y si mejoraran con la apertura, "el ingreso de divisas podría ser de un piso de 1500 millones de dólares y llegar hasta los 2000 millones".

En esa entidad sostienen que el total de maíz que la Argentina podría estar colocando este año en el exterior rondaría los 20 millones de toneladas. Es un volumen apenas superior a lo esperado por Agricultura, que calcula hasta el momento 18,5 millones de toneladas.

Para los productores, un saldo exportable de 9 millones de toneladas podría dar una expectativa de mejora en los precios. En rigor, hoy reciben 66 pesos por tonelada, menos de la capacidad de pago de la exportación que mide la cartera agrícola. "Hoy el maíz disponible está en 980 pesos la tonelada, pero se podría estar pagando $ 1046 si estuviera abierta la exportación", afirmó Lorena D'Angelo, analista de mercados.

BAJO PRESIÓN

Esta especialista destacó que el mercado "está presionado" porque no hay más permisos de ROE (Registros de Operaciones de Exportación) "para la potencialidad de la exportación" y porque "hay mucha oferta disponible".

Vale recordar que del último ciclo comercial pasaron al actual 4,3 millones de toneladas, que acrecientan la oferta disponible. "Hay una montaña de maíz y hay algunas zonas alejadas de los puertos donde sobra, y eso las complica", expresó Fraguío.

Una apertura importante de la exportación podría ayudar en algún modo a dar una señal a la próxima siembra de maíz, que empezará en septiembre, pero sobre la cual las perspectivas no son alentadoras.

Según un reciente informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, en la zona núcleo, principal región productora que comprende el sur de Santa Fe, el sudeste de Córdoba y el norte de Buenos Aires, la siembra de maíz de la campaña 2015/2016 podría bajar un 40%. Sería el cuarto año consecutivo de caída del cereal.

Las razones de la caída son los bajos precios y los costos de implantación, el doble que la soja, que hacen que se necesite producir más para cubrir los gastos.

"Es crítico el panorama que se vislumbra para el maíz de la campaña 2015/16, ya que los rindes de indiferencia van de 60 a 85 quintales por hectárea en campos propios, y superan los 100 quintales en campos alquilados. La fuerte inversión inicial junto al bajo precio del cereal, además de otros factores comerciales, desplazan al maíz de los campos arrendados y reduce el área en campos de propiedad", indicó el informe de la Bolsa rosarina.

La Argentina ha perdido en los últimos años varios lugares en el ránking de exportación de maíz. De tener el segundo lugar, detrás de los Estados Unidos, pasó al cuarto puesto. Hoy la superan Ucrania y Brasil.

Temas en esta nota