Zannini candidato a vice de Scioli: el comisario de Cristina en las sombras del poder

El gobernador anunció la novedad después de reunirse con la Presidenta; si bien dijo que fue una propuesta suya, en el Gobierno lo interpretaron como una imposición de Olivos.

Por
La novedad confirma la postulación del bonaerense y deja en duda la de Randazzo.

La novedad confirma la postulación del bonaerense y deja en duda la de Randazzo.

17deJuniode2015a las11:30

El influyente Carlos Zannini , mano derecha y principal operador de la presidenta Cristina Kirchner , será el compañero de fórmula del gobernador Daniel Scioli .

En forma sorpresiva, el mandatario provincial anunció ayer a la tarde que el secretario legal y técnico será su candidato a vicepresidente, y así develó una de las incógnitas más preciadas del kirchnerismo. Con esta decisión, la jefa del Estado terminó por bendecir a Scioli como su heredero y, al mismo tiempo, le impuso su sello al binomio que aspira a sucederla.

Ayer al mediodía, Scioli se comunicó con Cristina Kirchner, quien lo citó para un encuentro en la quinta presidencial de Olivos por la tarde. Según la versión que dio el gobernador, ahí, cara a cara, le propuso a la Presidenta que su consejero más cercano fuera quien completara el binomio. Sin embargo, en el oficialismo todos interpretaron la novedad como una imposición de Cristina.

"La elección de Zannini es coherente con el camino y las decisiones que fui tomando en la vida. Hablé con él y me dijo que era un orgullo acompañar al vicepresidente de Néstor Kirchner", dijo a LA NACION Scioli, que ocupó el cargo con el ex presidente entre 2003 y 2007.

En las semanas previas, desde el sciolismo habían instalado que Scioli se inclinaría por un gobernador como compañero de fórmula. Al ser consultado, Scioli negó esa afirmación.

"No. Nunca dije eso. Lo que dije siempre es que tenía que ser una persona identificada con este proyecto que lidera la Presidenta, con quien me une una gran responsabilidad", sostuvo el gobernador bonaerense, que evitó revelar si habló con la mandataria sobre su futuro político o el de su competidor en la interna, el ministro Florencio Randazzo , dos de los interrogantes que se responderán con el cierre de las listas de candidatos, el sábado.

Comisario de Cristina en las sombras del poder

Carlos Alberto Zannini, un cordobés de 60 años y santacruceño por adopción, es la mano derecha de Cristina Kirchner. Con esa mano, la Presidenta escribe todos los decretos y leyes que luego aprueba el Congreso. El "Chino", como se apoda, proviene del maoísmo de los años 70. Es uno de los funcionarios que Cristina heredó del fallecido ex presidente Néstor Kirchner y junto con Máximo Kirchner y con Eduardo "Wado" De Pedro, conforma la mesa chica de Olivos.

El 25 de mayo de 2003, al asumir, Kirchner lo designó secretario legal y técnico de la Presidencia. Como dijo De Pedro en su cuenta en Twitter, es la "memoria y el corazón" del kirchnerismo.

Sin dudas, con su figura Cristina dio ayer una clara señal de que quiere cogobernar con Daniel Scioli. Zannini es Cristina en su estado más puro. Con él, es la propia Cristina la que se metió dentro de la fórmula de Scioli. Es hoy, casi, un presidente en las sombras. Un "duro" del kirchnerismo.

Relación con Randazzo

Hasta ayer, Zannini era, además, el padrino político de la precandidatura presidencial de Florencio Randazzo en el Frente para la Victoria. Habían construido una excelente relación a fuerza de las constantes visitas de "El Chino" al despacho del ministro del Interior y Transportes. Las oficinas están a pocos metros una de otra sobre el Patio de las Palmeras. Incluso, Zannini había logrado sacarle el área de Transportes al ministro de Planificación, Julio De Vido, meses después de la tragedia de Once, en 2012, para dársela a Randazzo y que éste construyera su campaña presidencial con anuncios y logros.

Según altas fuentes del Gobierno, Zannini le había dado su palabra a Randazzo de que Cristina, a la hora de la verdad, le iba a dar su apoyo para vencer a Scioli. De allí que Randazzo se presentaba como "el candidato K puro". En su última gran intriga, Zannini ungió a Scioli como el "candidato de Cristina".

Fuente: La Nación

Temas en esta nota